¿Cómo calmar el estrés y los nervios?

Estrés vs memoria

El estrés es sin duda el peor enemigo de tu memoria. En este artículo te voy a explicar por qué la ansiedad y los nervios afectan a tu memoria, además te voy a ayudar para que puedas calmar el estrés y le pongas remedio si estás pasando por un momento así.

Soy Manuel Pérez, psicólogo especializado en el alto rendimiento mental e instructor de escuela de la memoria y estoy seguro de que ya has oído hablar otras veces sobre que el estrés es perjudicial para tu memoria, incluso es posible que en algún momento durante un examen o test te hayas quedado en blanco y hayas sentido que toda la información que tenías en tu mente se había esfumado… Todo por culpa de los nervios.

Sabemos que el estrés perjudica gravemente el rendimiento de nuestra memoria, especialmente en episodios de estrés crónico.

Los mecanismos de estrés tienen mucho sentido para nuestra supervivencia ya que nos activa físicamente y nos pone en alerta mentalmente. El objetivo final de nuestras preocupaciones, de nuestra ansiedad y de nuestros nervios es que seamos capaces de detectar nuestras amenazas y  garantizar nuestra supervivencia.

Por esto mismo, cualquier actividad mental que no sea imprescindible o relevante para nuestra supervivencia se ve afectada en estas situaciones.

Es notable ver como las personas que tienen unos altos niveles de estrés tienen dificultades para tomar decisiones, relacionarse con otras personas y por supuesto tienen problemas en su memoria.

¿Pero qué podemos hacer si tenemos unos niveles de estrés altos o si en algunas situaciones nuestros niveles de estrés se disparan?

Cómo regular tus niveles de estrés

Voy a compartir contigo un procedimiento que en solo cuatro pasos que te va a ayudar a calmar el estrés que tengas en un determinado momento.

Número 1: vacía tu mente. Intenta dejar de lado todos los juicios valorativos relacionados con la situación con tus síntomas o contigo mismo. Si consigues desprenderte de esa actitud juiciosa y simplemente mantienes una actitud comprensiva y amable hacia ti mismo es mucho más fácil que consigas gestionar tus nervios.

Número 2: observa tu cuerpo. Fíjate con detalle en cuáles son los síntomas más importantes del estrés. Solamente observa por unos segundos sin intentar modificar nada, únicamente intenta comprender cómo se encuentra tu cuerpo.

Número 3: respira. Observa tu respiración y déjala fluir. No intentes forzarla, solamente obsérvala y verás como la respiración poco a poco va cambiando hacia una respiración más relajada. Deja que el cambio se produzca de forma natural

Número 4: acepta la situación. Mientras respiras, acepta tus sensaciones y acepta la situación en la que te encuentras. Cuanto más intentes evitar tus síntomas, pensamientos o emociones, mayor será tu nivel de estrés así que intenta mantener una actitud abierta aceptando la situación y aceptando todo lo que engloba esa experiencia.

Si sigues estos cuatro pasos y los trabajas con frecuencia, aprenderás a regular tus nervios y tu ansiedad.

Si por otro lado quiere realizar una práctica más completa, paso a paso, que te enseñe cómo tienes que calmar el estrés, te voy a dejar aquí un vídeo muy interesante que debes probar.

Y como siempre, si estas estudiando o preparándote para unas oposiciones y quieres mejorar tu memoria y tener un alto rendimiento en tus estudios, empieza por descargar y poner en práctica nuestras recomendaciones en nuestro eBook Recetas para estudiar mejor.  

¿Participar en Clase o Pasar Desaperdibido/a?

Hola memoriones ¿estás estudiando y te da miedo levantar la mano en clase?
Hoy hablamos de participar o no participar en clase, ventajas e inconvenientes. ¡Vamos con ello!

En clase puedes destacar para quedar bien, puedes destacar para quedar mal o puedes no destacar y pasar completamente desapercibido.

Participar en clase cuando el profesor hace una pregunta, por ejemplo, es algo que implica que estás atento en clase. Es algo que ve el profesor y que cuando necesites ayuda o tengas alguna duda, como tú has estado atento en clase y has mostrado interés, el profesor recíprocamente va a mostrar interés por resolver las dudas que tengas.

Hay una frase muy bonita que dice “el que no sabe, no duda”. Si no tienes ni idea de lo que se está hablando en clase, no puedes dudar. Si dudas, es porque te has enterado de algo.

«El que no sabe, no duda».

Participar en clase también te permite más adelante (y lo hemos hablado varias veces en escuela de la de la memoria) a formar grupos buenos de trabajo. O sea, si destacas en clases, resulta que otras personas que también destaquen querrán unirse contigo porque piensan que vas a responder.

Cuidado con las preguntas que hacemos en clase. Una cosa es preguntar las dudas, hacer algún aporte y otra cosa es ser el repelente de la clase y el repelente de la clase.

El repelente es aquella persona que tiene que preguntar sí o sí aunque sea una soberana estupidez lo que el profesor está diciendo, aunque diga algo que no tiene nada que ver con el tema que se está tratando en la clase.

También puede suceder que el profesor se equivoca en clase (todos nos equivocamos somos humanos nos podemos equivocar), ¿cómo le corriges? ¡no vayas de listillo, no vayas de sabelotodo! No vayas a machacarle porque se ha confundido algo. Más bien, de una forma humilde, da tu opinión “ostras encontrado esto en internet que contradice lo que has dicho” o “profe, tenía entendido que funcionaba de una manera diferente por algo que había leído”. Seguro puede haya alguna matización. Entonces esta intervención es algo con lo que puedes quedar bien.

Aunque también depende de a quién se lo dices. Hay profesores que aceptan más fácilmente las críticas que otros y esto es así porque cada persona es diferente. Entonces también es bueno que conozcas un poquito al profesor, que veas cómo le sienta tu interacción en clase. Si sientes que con tu corrección el profe te mira mal, lo mejor es que nos sigas por ese camino.

El caso extremo contrario sería aquella persona que no dice nada en clase. Aquella persona que el profesor ve cada día pero que llega a final de curso y no conoce ni su voz.

No es bueno pasar demasiado desapercibido, no es bueno que no te conozcan ni el profesor, ni los compañeros, aunque seas tímido te recomiendo que participes algo en clase.  No dejes que esa timidez te impida hacer nada. Entonces si eres tímido, si te da cosa levantar la mano, pon el valor y pruébalo.

Te animo a levanta la mano a ver qué pasa. Seguro el primer día puede que no te sientas bien y el segundo día puede que tampoco, pero cuando lo hayas hecho unas cuantas veces vas a notar que es mucho más fácil.

Yo conozco a muchos casos de personas que tenían timidez, que no se sentían cómodas hablando en público o levantando la mano en medio de la clase, pero que después de haberlo probado unas cuantas veces han ganado mucha soltura y además te digo que hay una habilidad que es la de hablar en público. Expresarte delante de otras personas es algo que te abren muchísimas puertas.

¡Así que ya sabes! Lo mejor es participar en las clases.

Si quieres mejorar tus habilidades y tu confianza, descarga aquí nuestro eBook gratuito Recetas para estudiar mejor.

Cómo estudiar medicina de la mejor manera

Doctor de brazos cruzados.

Muchas personas piensan que las carreras científicas relacionadas con las ciencias de la salud son muy complicadas, sin embargo desde mi punto de vista, lo relevante en estos casos es saber como estudiar este tipo de carreras. Las dificultades que encontramos al estudiar anatomía, farmacología, endocrinología, bioquímica celular, etc. están relacionadas principalmente con la falta de herramientas para la memorización del temario. Así que quiero darte unas recomendaciones sobre como estudiar medicina.

Habitualmente el principal obstáculo tiene que ver con la dificultad que entraña tener que memorizar una gran cantidad de datos puros sin tener los recursos o estrategias metacognitivas ideales para hacerlo.

Por lo general estas carreras suelen tener dos tipos de asignaturas:

  1. Asignaturas de comprensión y memorización. Dentro de las cuales podemos encontrar la mayoría de las asignaturas englobadas en la carrera, con conocimientos teórico-prácticos relacionados con las ciencias naturales, deontología, cuadros clínicos, tratamientos, biología…
  2. Y asignaturas de razonamiento y aplicación práctica. Como estadística, diseños de investigación, química, física, psicometría…

Para estas últimas no existe ningún misterio, la mejor forma de prepararse es a base de trabajos prácticos y el repaso para la consolidación de los conocimientos teóricos sobre las normas y reglas matemáticas y estadísticas que rigen estas materias. Suelen ser asignaturas que los estudiantes odiamos o se nos atragantan, ya que en muchos casos no estamos tan acostumbrados a trabajar de una forma práctica, como teórica.

Bueno llegados a este punto podemos preguntarnos ¿qué puedo hacer para mejorar mis capacidades mentales para estudiar una ciencia de la salud? Pues bien… atiende a estos sencillos consejos y principios básicos que pueden marcar la diferencia.

1- Estudia en sesiones fragmentadas por tareas

Lista de tareas

Ten en cuenta todas las tareas que debes realizar para poder asumir y trabajar correctamente un temario. Comienza enumerándolas y trazando el plan de estudio. Por ejemplo, puede que tengas que realizar todas estas tareas: lectura del tema, selección de la información, elaboración de mapas mentales, resumen o apuntes sintéticos, asociación y memorización de los datos puros, repasos estratégicos y aplicación práctica en exámenes y test…

Una vez que sabes cuales son las tareas que vas a realizar con tu temario, divide tu sesión de estudio en bloques de tiempo dedicados a cada una de ellas. no conviene que leas todo el temario, posteriormente selecciones toda la información, etc… este proceso será mucho más largo y menos productivo, porque no estarás aprovechando los repasos estratégicos y la información se desvanecerá antes de que puedas consolidarla en la memoria con cada tarea.

2- Realiza descansos periódicos

En un estudio se concluyó que la media de tiempo que es necesario para que la mayoría de personas comencemos a mostrar síntomas de cansancio y dificultades de aprendizaje, es de 25-30 minutos. Por tanto, para estudiar mejor hay que realizar pequeñas sesiones de estudio intensivo intercalado con descansos de 5 minutos y distracciones programadas de 15 o 20 minutos.

El método Pomodoro nos ayuda mucho en este sentido, permitiéndonos tener nuestra mente concentrada y alerta durante toda la sesión de estudio.

3- Dibuja tus propios mapas mentales

Mapa mental

Un mapa mental nos ayuda a organizar y estructurar la información de manera adecuada, además de ayudarnos a memorizar, relacionar, y situarla información de una forma mucho más efectiva. También nos resulta útil a la hora de planificar el estudio de un tema, ya que nos proporciona información sobre la cantidad de temario que debemos estudiar, y nos permite calcular de forma más precisa, cuánto tiempo debemos dedicarle a cada parte.

Para realizar mapas mentales con eficacia puedes incluir información visual a través de dibujos sencillos y fotos. Es recomendable hacer un borrador en sucio y posteriormente rediseñarlo con toda la información ya incluida y limpiamente estructurada.

4- Utiliza técnicas

1. Asociación

Existen diferentes formas de memorizar a través de asociaciones, como los acrónimos, asociación de imágenes, fichas asociativas, etc. 

Quiero añadir añadir que muchos datos que queremos memorizar no pueden ser visualizados de una forma claro o coherente, por lo que tendremos que aprender a utilizar casilleros mentales y estrategias de sustitución, con las que podremos memorizar cualquier dato por complejo que sea.

2. Casillero Mental

Un casillero mental  es una lista de palabras o imágenes que corresponden a una serie de números. Esto nos hace mucho más fácil la memorización de fechas, cantidades y posiciones…

Te muestro aquí una conversión muy utilizada:

1 = t Por similitud gráfica.
2 = n Porque la “n” tiene dos “patitas”.
3 = m Porque tiene tres “patitas”.
4 = c Porque la palabra “cuatro” comienza por “c”.
5 = l Ya que la “L” en números romanos simboliza la cantidad de 50.
6 = s Porque la palabra “seis” comienza por “s”.
7 = f Por similitud gráfica.
8 = ch Ya que la palabra “ocho” contiene este conjunto.
9 = b/v Yaque la palabra “nueve” contiene este sonido.
0 = r Ya que la palabra cero contiene esta letra.

Utilizando este sistema podremos memorizar cantidades numéricas. Por ejemplo, si queremos memorizar el nivel normal de la hemoglobina en las mujeres, que es 12 a 15.5, podemos convertir el 12 en una TiNa y el 15.5 en una ToaLLa. 

Luego nos quedaría crear una historia mental en la que relacionemos una mujer con buena salud (con una hemoglobina normal), que se va a bañar en una Tina y que luego se seca con una Toalla.

Gracias al casillero mental podemos memorizar múltiples datos numéricos como porcentajes, fechas, proporciones o referencias de dosis, etc. 

3. Palacio de la Memoria

Un palacio mental o palacio de la memoria, es un lugar imaginario que conocemos perfectamente y podemos recorrer en nuestra imaginación observándolo con todo lujo de detalles.

En este lugar mental podemos introducir información y distribuirla por diferentes rincones o habitaciones. Lo mejor es que podremos recordar a largo plazo lo que memoricemos de esta manera.

Esta herramienta es muy útil para memorizar cuadros clínicos o diagnósticos o criterios para diagnósticos diferenciales. También podemos memorizar anatomía, farmacología, hormonas, etc.

Gracias a estas recomendaciones y al trabajo integral realizado en los cursos de Escuela de la Memoria, muchos de nuestros alumnos obtienen grandes calificaciones en sus carreras y oposiciones, como es el caso de nuestra alumna Elena Francés, que en su oposición de Medicina de Familia… ¡Se quedo la primera! Y por este motivo decidimos hacer este post… Puedes ver el testimonio de Elena aquí.

También te comparto un vídeo sobre un ejemplo práctico que tuvimos con uno de nuestros alumnos.

Con escuela de la memoria podrás conseguir las habilidades necesarias para poner tu mente a punto. Puedes empezar descargando nuestro eBook gratuito para estudiar mejor AQUÍ.

Espero te haya gustado este post.

¿Cuánto tiempo debo estudiar?

chica estudiando

A menudo nos planteamos preguntas referentes a cuánto tiempo debemos estudiar de cara al estudio de un examen u oposición.

¿Cuánto tiempo debería estudiar diariamente? ¿Me dará tiempo a estudiar todo lo que necesito? Este tipo de preguntas pueden llegar a tener un efecto paralizante en ocasiones. El no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea inseguridad e impotencia, y podemos acabar distrayéndonos en estos pensamientos de tal manera que no rindamos adecuadamente.

no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea una inseguridad

Si te sientes identificado, sigue leyendo, porque en este artículo te vamos a dar respuesta a esas preguntas  y también algunos consejos para aprovechar mucho mejor tu tiempo.

En primer lugar, debes tener en cuenta que existen múltiples factores que influyen para saber cuántas horas necesitamos para estar preparados de cara al examen. Pero aunque estos factores son muchos, en realidad son dos de ellos los que más nos condicionan. Os hablo del tamaño del temario y de la velocidad de avance.

Claves para rendir en el estudio

Centrándonos en la primera de las variables mencionadas, el tamaño del temario, podríamos decir que es algo invariable. ¡Nada más lejos de la realidad!
Podemos reducir la cantidad de temario para conseguir ahorrar una parte considerable de tiempo.

Un buen consejo que te doy para conseguirlo es que no prepares más temas de los que realmente necesitas. En gran cantidad de exámenes, vamos a poder escoger qué preguntas queremos contestar y qué temas queremos desarrollar. En una oposición, por ejemplo, tras un sorteo, se escogen varios temas a desarrollar y siempre hay una mínima libertad de decisión. Una idea es realizar un cálculo matemático que te permita saber cuántos temas debes estudiar para tener la probabilidad a tu favor sin estudiar materia extra.

Imagínate que en tu oposición, de 60 temas que incluye, se escogen por sorteo 3. De esos 3, tú puedes escoger uno para responder o desarrollar. Tras realizar los cálculos adecuados, es fácil deducir que consigues una probabilidad de casi el 90% si NO estudias la mitad de los temas. ¡Eso es una probabilidad muy alta! Te aconsejo que hagas este tipo de cálculos de cara a decidir los temas que estudiarás.

Sabiendo el tipo de examen al cual nos enfrentamos y jugando un poco con la probabilidad, podremos decidir qué material descartamos y de esa manera conseguiremos reducir la cantidad de información a memorizar. Y en nuestros cursos tenemos precisamente un software que nos facilita este cálculo.

Otra clave para estudiar mejor tiene que ver con seleccionar aquella información que consideremos más relevante o más útil.

Utilizaremos el subrayado, el cual debe suministrarnos una imagen visual que nos proporcione información rápidamente y debe conducirnos al desarrollo de todas las ideas. Una idea que te doy es usar diferentes colores o marcar de diferente manera cada dato dependiendo del tipo que sea, para así conseguir una información más visual y llamativa.

Llegamos ahora a la segunda variable mencionada anteriormente. ¿Cómo podemos mejorar nuestra velocidad de memorización o de avance? Principalmente, la respuesta a la pregunta dependerá del tipo de memorización que tengas que hacer sobre el temario y de qué tan buena sea la técnica que uses para estudiar y memorizar.

Las 3 formas de memorizar

Existen 3 formas de memorizar, hablando a grandes rasgos. Una de ellas es la memorización comprensiva, que se puede considerar la más rápida, pues solo depende de que entiendas el contenido que te ofrece el texto.

Pero en el momento en el que entran datos como fechas o notas muy concretas, pasaríamos a hablar de memoria asociativa. Existen diferentes estrategias mnemotécnicas que nos permiten memorizar cualquier dato (ficheros mentales, palacio de la memoria, diversas técnicas asociativas…).

Y por último, el caso más complicado y extremo es la memorización literal, que aunque sea más difícil de llevar, también se pueden aplicar sistemas y técnicas para memorizar hasta el último punto del texto.

Tengo que decirte que lo único que necesitas para mejorar en cualquiera de las 3 clases de memoria que te acabo de exponer es nada más y nada menos que una BUENA TÉCNICA.

¿Cuánto tiempo debo estudiar antes de un examen?

Te recomiendo un ejercicio que te ayudará a saber el tiempo que necesitas para preparar un examen.

Debes coger un tema que represente de manera aproximada el estudio que conlleva cada uno de tus temas, este sería un tema promedio. Tras escogerlo, debes memorizarlo y analizar a su vez el tiempo que te lleva cada fase del estudio. Y a partir de ahí, solo deberás multiplicar el tiempo invertido por el número de temas que tengas.

Incluso es mejor que lo multipliques por 2, pues siempre pueden surgir imprevistos y, además del estudio, hay que reservar un tiempo para el repaso de todos los temas, ya que si no se refrescan, pueden ser olvidados con cierta facilidad.

Espero te haya gustado este artículo. Si quieres comprometerte y mejorar tus habilidades de estudio te hemos preparado especialmente este eBook. 

¡Hasta pronto! Nos vemos en la siguiente entrada.

Como estudiar mucho temario en poco tiempo

Como estudiar mucho temario en poco tiempo

Vamos a hablar de algunas estrategias y técnicas de estudio que te enseñaran como estudiar mucho temario en poco tiempo y obtener buenos resultados. Como no queremos perder el tiempo, vamos al grano…

Existen dos tipos de estrategias que nos pueden ayudar a estudiar más rápido y a prepararnos de forma adecuada para un examen cercano. Las primeras se relacionan con la selección y la organización del temario en función de su dificultad y su urgencia en el estudio. Las segundas tienen que ver con la memorización y la asimilación rápida de los datos.

Cómo estudiar más rápido organizando el material

Selección de datos a memorizar. Si quieres poder repasar y estudiar muy rápido tu temario, te recomiendo que mientras avances por él vayas extrayendo todos los datos puros y datos relacionales que quieras memorizar.

Por supuesto no te estoy hablando de hacer un resumen exhaustivo de todo el contenido de tu temario, sino que hablamos de hacer un indice de todos los datos que tienes que memorizar… ¡Cuidado! no todos los datos que tienes que saber para el examen, sino de todos los que realmente necesitas memorizar, excluyendo por lo tanto, los datos que ya conozcas o todo aquello que puedas deducir o razonar.

Después de seleccionar los datos puros de un tema concreto, tendremos un indice con todos los datos concentrados. Esta especie de «indice resumen» nos ayudará a repasar rápidamente todos los datos.

Calificar la dificultad de los apartados del temario. Una práctica recomendable que pocos estudiantes llevan a cabo es la de calificar los diferentes apartados del temario en función de su dificultad, algo que cuando tienes poco tiempo puede ser de gran ayuda para saber cómo debes gestionar el tiempo y qué debes priorizar durante los repasos.

El simple hecho de calificar con una nota del 1 al 10 los distintos apartados y subapartados del temario, te permite priorizar y gestionar tus esfuerzos durante el repaso de una forma muy eficaz.

Gestionar el tiempo. Los descansos son fundamentales para consolidar la información y que nuestra atención se recupere. Puede que pienses que no tienes tiempo para descansar, pero la verdad es que tu rendimiento será mucho mayor si aprendes a descansar de vez en cuando.

Los descansos deben ser cortos, pero deben ser verdaderos descansos. Pueden durar unos 5 minutos al principio, y unos 10 minutos conforme avance en el tiempo la sesión (El tiempo de descanso debe ser proporcional al tiempo que has estudiando). Durante el descanso aléjate del temario y olvida tus preocupaciones, deja la mente en blando durante el tiempo estipulado para ese descanso. No debe saberte mal descansar cada 30 o 40 minutos, el tiempo que inviertes descansando lo recuperas al mejorar tu concentración y frescura mental.

Como estudiar mucho temario en poco tiempo, memorizando de forma eficaz

Asociaciones. Las asociaciones mentales desempeña un papel fundamental en el aprendizaje y en la memorización. Entra aquí para aprender más sobre las asociaciones.

Una buena asociación debe tener las siguientes características:

  • Debe ser absurda, ya que acaptará más nuestra atención.
  • Tener un contenido emocional, pues todo lo que despierte en nosotros algún tipo de emoción se memoriza mejor.
  • Debe ser dinámica, de manera que podamos incluir acciones y movimiento.
  • Y detallada, para que su elaboración sea más profunda y su memorización sea mayor.

Utilizar asociaciones cerca de la fecha de examen puede ser una estrategia interesante, ya que estaremos realizando memorizaciones a largo plazo que no necesitaremos repasar demasiado para consolidar.

Sistemas de repaso basados en preguntas. Si quieres saber como estudiar mucho temario en poco tiempo… este consejo es imprescindible. Te recomiendo que sigas esta estructura durante los repasos realizados en la sesión de estudio:

  • 1. Lectura rápida del tema.
  • 2. Planteamiento de preguntas.
  • 3. Dar respuesta a las preguntas generadas.
  • 4. Recitar las respuestas a las preguntas planteadas.
  • 5. Resolución de dudas.
  • 6. Trabajo práctico relacionado con la prueba o examen.

Este sistema sencillo de planteamiento de preguntas y elaboración de respuestas es muy eficaz para la consolidación y el aprendizaje de un temario. Las asociaciones mentales pueden servirte para memorizar datos puros, pero si quieres memorizar un temario extenso, o quieres trabajar de forma efectiva información que necesitas comprender y saber desarrollar, esta estrategia es fundamental.

Para saber como debes aplicarla con un mayor grado de detalle, visita esta entrada.

Aumenta tu rendimiento con nuestras Recetas para Estudiar Mejor. Descarga nuestro eBook gratuito en un clic y supera tu oposición con nuestras técnicas:

¿Qué necesito para estudiar mejor y más rápido?

estudiar mejor y mas rapido

En este vídeo te hablamos sobre nuestros cursos online sobre técnicas de estudio, para que conozcas cuál de ellos puede ayudarte a estudiar mejor y más rápido.

Te descubrimos los mejores cursos para estudiar rápido y de forma eficaz. Supera tus exámenes y  Estudia con los mejores métodos de estudio con Escuela de la Memoria y supera tus exámenes y oposiciones.


Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, consíguelo con nuestro curso Superaprendizaje.

Visita nuestra página de cursos online.

Estudiar a distancia o presencial

Estudiar a distancia

Cada vez son más las personas que eligen realizar sus estudios a distancia. Es una opción muy valorada sobretodo por las personas que estudian y trabajan a la vez. Decidir si estudiar a distancia o presencial es una decisión que va a marcar tus hábitos para los próximos meses. Hoy ponemos sobre la mesa las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos dos sistemas educativos.

Estudiar a distancia o presencial

Hoy existen tanto universidades como institutos para estudiar a distancia. No hablemos ya de cuando se trata de formación no reglada, la cantidad de cursos, de academias y la oferta se dispara. En opositores también es una decisión a tomar, hay academias presenciales, online o puedes prepararlo por tu cuenta. Estudiar a distancia tiene sus pros y sus contras:

Ventajas de estudiar a distancia

Libertad de horarios: Cuidado porque es un arma de doble filo. Si tienes voluntad, la libertad de horarios es una ventaja muy grande que te da el estudiar a distancia.

Vas a tu ritmo: En una clase presencial es imposible que todos los alumnos vayan al mismo ritmo. Habrá gente que se haya perdido y otros alumnos que se aburran por la lentitud. En la educación a distancia eso no pasa, tú marcas el ritmo.

Oferta mucho mayor: Cuando quieres hacer un curso de un tema muy específico, muchas veces, tu única opción es la formación online.

Facilidad para llegar a los mejores: Es fantástico poder hacer un curso de la universidad de Stanford con un especialista en inteligencia artificial reconocido mundialmente. O poder hacer un curso con el campeón del mundo de memoria rápida para participar en campeonatos de memoria, aquí mismo en Escuela de la Memoria 😉

Precios mucho más competitivos: A excepción de la formación reglada, donde los precios no tienen muchas diferencias con los de la formación presencial; en formación no reglada sí que vas a encontrar unos precios mucho más competitivos. Incluso encontrarás cursos gratuitos. Además te vas a ahorrar dinero en transportes, comidas…

Te ahorras los viajes: Muchas veces no le damos importancia, pero el tiempo que dedicamos a desplazarnos no es despreciable, y si lo multiplicamos por las semanas, meses… Son muchas, muchas horas que puedes dedicar a otras cosas, además del dinero que te ahorras.

Desventajas de estudiar a distancia

No todo iban a ser ventajas. No todo el mundo está preparado para estudiar a distancia, veamos quienes no deberían estudiar a distancia (al menos hasta que adquieran ciertos hábitos):

Se necesita fuerza de voluntad: Si eres de los que les cuesta ponerse, piénsatelo.

Más difícil establecer relaciones con los compañeros: No verse las caras hace que la relación con los compañeros sea más complicada. Puedes acabar un curso online y a veces ni sabes el nombre del profesor.

Es muy fácil dejarlo: Estudiar en casa tiene un problema, hay muchas cosas por hacer en casa y es fácil dejar los estudios en un segundo o tercer plano.

Cinco claves para estudiar a distancia con éxito

Planifica: No pierdas el tiempo decidiendo que vas a hacer con tu tiempo. Una buena planificación te permitirá hacer más en menos tiempo.

Ponte horarios: Márcate unas horas de estudio y respétalas. Puede haber excepciones, pero que la excepción no se convierta en la norma.

Controla tus horas de estudio: Una forma de mantener el compromiso contigo mismo es llevando un control del tiempo de estudio. Y no estoy diciendo que tengas que dedicar muchas horas al estudio. Llevar un control te permitirá saber si te mueves en unos márgenes razonables, porque si tienes que dedicar mucho tiempo es que hay algo que no funciona. Siguiente punto.

Mejora tu técnica de estudio: Insistimos mucho en este tema, no se trata de dedicar mucho tiempo, se trata de ser efectivo en el estudio. La razón de Escuela de la Memoria es darte esas técnicas y herramientas que harán tu estudio una tarea mucho más gratificante.

Si te cuesta ponerte usa el Pomodoro: Hemos hablado de esta fantástica técnica para evitar postergar. El Pomodoro te ayudará a evitar distracciones.

Relaciónate: Con los compañeros y con los profesores. Pregunta cuando tengas dudas, utiliza los foros y otras vías de comunicación para conocer a los compañeros.

Como incorporar el hábito de estudio

hábito de estudio

Esta entrada es para todos aquellos estudiantes que tienen dificultades para incorporara el hábito de estudio a su rutina. Especialmente, los consejos que os proporcionamos a continuación, pueden ser de gran ayuda para opositores o estudiantes que necesitan estudiar muchas horas al día, durante largos periodos de tiempo.

Bien, pues vamos allá…, algunos consejos que te pueden ayudar a adquirir el hábito de estudio, pueden ser los siguientes:

Localiza el estudio fuera de tu ambiente habitual. Comienza estudiando en una biblioteca o una sala de estudio, de esta forma saldrás de tu entorno y te introducirás en un contexto nuevo en el que solo podrás estudiar. Además no tendrás estímulos asociados o condicionados a este nuevo contexto, por lo que te resultará más fácil concentrarte y más difícil pensar en hacer otras cosas como jugar  con el móvil o el ordenador, ver la televisión, etc.

Plantéate objetivos por tiempo. Normalmente los estudiantes tenemos la tendencia a plantearnos objetivos por contenido, del tipo «voy a ver dos temas hoy…» o «esta semana voy a terminar este bloque…», pero este tipo de objetivos al principio pueden ser frustrantes si no conseguimos cumplirlos. De hecho cuando no conocemos lo suficiente un temario, es muy probable que los objetivos por contenido no sean realistas, y por lo general nos ponemos objetivos demasiado ambiciosos.

Por otra parte los objetivos por tiempo nos ayudan a enfocarnos en el tiempo que le dedicamos al estudio, lo cual es clave cuando aún no tenemos el hábito consolidado. Además este tipo de objetivos nos ayuda a tener en cuenta que tipo de actividades debemos realizar y cuanto tipo debemos emplear para cada una de ellas, así como cuanto tiempo tenemos que estudiar y a cada cuanto tiempo podemos hacer descansos.

Divide tu sesión en diferentes actividades. Cuando estudiamos no solo tenemos que leer una y otra vez el temario, sino que también tenemos que realizar tareas como seleccionar la información, realizar resúmenes, trabajar la memorización, realizar ejercicios prácticos, hacer repasos estratégicos… Dividirnos la sesión en actividades y dedicarles un tiempo programado a cada una de ellas, nos puede ayudar a tener una sesión de estudio muy completa y mucho más llevadera, ya que no estaremos haciendo todo el rato lo mismo.

Realiza descansos periódicos. Descansar a cada cierto tiempo debería formar parte de nuestra sesión de estudio, y es una parte tan importante como cualquier otra. Los descansos nos ayudan en muchos aspectos, y a pesar de que muchas veces desestimamos los sistemas que intercalan los descansos y las distracciones programadas con el estudio, los resultados que podemos obtener gracias a estos sencillos descansos, son muy positivos y relevantes (si quieres más información visita esta entrada).

Haz un horario y comprométete con él. No intentes estudiar sin tener una organización previa… no importa el tiempo que tengas a lo largo del día, haz un horario en el que puedas determinar unas horas para el estudio, y no estudies fuera de esas horas. La organización es fundamental, sin ella tendremos la falsa ilusión de que podemos estudiar en cualquier momento, y esto se acaba trasformando en la escusa perfecta para postergar el estudio.

No dependas de la motivación. Debemos entender que la motivación es muy importante, pero no debe ser determinante para que estudiemos o no. Tenemos que desarrollar motivos y razones suficientes para ser capaces de estudiar incluso cuando no nos apetezca nada, y nuestra motivación este por los suelos… Un buen estudiante desarrolla su tolerancia a la frustración y persigue sus objetivos pese a que la motivación no le acompañe.

Si quieres mejorar tus capacidades para memorizar y adquirir un buen sistema de estudio, descarga tu Ebook Recetas para estudiar mejor para mejorar tus resultados.

¡Hasta pronto Memorión!

El estudiante modelo – Como estudiar mejor

Hoy te explicamos en un nuevo vídeo, 3 principios fundamentales que debemos tener en cuanta si queremos estudiar mejor y más rápido. Estos principios son los siguientes:

  1. Fomenta tu motivación.
  2. Controla el espacio de estudio.
  3. Utiliza técnica.

Presta atención al vídeo y aplica los consejos que consideres más útiles para tu caso particular:

Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, descarga gratis tu eBook Recetas para estudiar mejor.

Método Pomodoro ¿Por qué funciona?

Hoy os quiero hablar de un método de gestión del estudio, para mejorar nuestra concentración y nuestro rendimiento durante la sesión de estudio… El método del Pomodoro.

Este método consiste en fraccionar la sesión de estudio en intervalos de estudio intensivo, y descansos periódicos distribuidos de la siguiente forma:

  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 20 o 30 minutos de descanso mental (distracciones programadas).

De esta forma vemos que realizamos un pequeño descanso de 5 minutos cada 25. ¡Ojo! cuando hablo de descanso, me refiero a DESCANSO…, con esto quiero decir que durante estos 5 minutos podemos cerrar los ojos y dejar la mente en blanco, relajarnos un rato, ponernos algo de música instrumental para despejar nuestra mente… pero no deberíamos realizar actividades que nos distraigan o capten en exceso nuestra atención, como meternos en las redes sociales, hablar con gente por whatsapp, ver la televisión… ¿Por qué? porque debemos aprender a descansar mentalmente sin hacer nada, para disminuir nuestra actividad mental y recuperar nuestra capacidad para concentrarnos después de estos 5 minutos.

Al conjunto de 25 minutos de estudio intensivo y 5 minutos de descanso mental, le llamamos un pomodoro, y por lo general, como vemos arriba, a cada 4 pomodoros realizamos un descanso más largo, que puede ser de 20 o 30 minutos. En este descanso más largo, podemos distraernos y hacer alguna de esas cosas que tenemos prohibidas durante la sesión de estudio, como ver el móvil, mandar algún mensaje, salir a tomar el aire y a comer algo, ver aluna red social, etc. De todos modos ten cuidado con como gastas estos 20 o 30 minutos, no te distraigas demasiado, recuerda que no deja de ser un descanso para despejar tu mente y distraerte un poco.

¿Por qué funciona esta metodología?

Existen varias razones por las que esta forma de fragmentar nuestra sesión de estudio aumenta nuestro rendimiento y nuestra concentración. Vamos a ver algunas:

  1. Porque habitualmente un estudiante con cierta experiencia puede alcanzar perfectamente concentrado los 25 minutos de estudio intensivo, por lo que nos aseguramos que estamos aprovechando plenamente nuestro tiempo de estudio. De hecho cuando ponemos en práctica esta metodología nos da la sensación de que podríamos alargar los tiempos de estudio y reducir los descansos (sin embargo no conviene hacerlo).
  2. Porque como digo, las sensaciones al principio son de que vamos sobrados, y de que podríamos perfectamente continuar estudiando sin los descansos. Esto a pesar de lo que podamos pensar, es muy positivo, ya que muchas veces mientras estamos descansando pensamos que queremos volver al estudio, por lo que el factor motivacional sobre el estudio también se ve fomentado.
  3. Prevenimos el cansancio mental y la frustración que provoca la desconcentración.
  4. Somos mucho más conscientes del tiempo que llevamos estudiando y podemos gestionar mejor nuestras tareas durante le sesión de estudio.
  5. Nos ayuda a enfocarnos en objetivos temporales, y no tanto en objetivos por contenido, por lo que nos permite estar mentalmente centrados en nuestro rendimiento y en el tiempo de estudio.

¿Cuando y cómo utilizar esta metodología? [Limitaciones]

Esta metodología no es tan versátil como muchas personas creen, y desde mi punto de vista tiene algunas limitaciones importantes, ya que su uso no es igual de eficaz para según que el contenidos del temario, o según que fases del estudio. Algunas de las cosas que debemos tener en cuenta son las siguientes:

  • Esta forma de gestionar el tiempo no es una técnica de estudio como tal, por lo que debe ir siempre acompañada de una serie de estrategias de memorización, y a un sistema de estudio más general.
  • El método pomodoro este sistema no es igual de efectivo para realizar un trabajo de selección de la información, que para realizar un trabajo de desarrollo o elaboración de la información. Puede ser útil para la selección y el estudio posterior, pero su eficacia disminuye mucho en trabajos más mecánicos como la realización de resúmenes, etc.
  • Tampoco necesitamos el mismo tiempo de descanso para los temarios complicados que para los temarios más fáciles.
  • A pesar de su popularidad el pomodoro es una metodología incompleta ya que no se hacen distinciones importantes sobre tareas o actividades, con un reparto temporal durante la sesión…

A pesar de estas limitaciones, el método del pomodoro puede ayudarte mucho y mejorar dramáticamente tu rendimiento, si no utilizas ningún sistema mejor de gestión del tiempo.

Si quieres estudiar con las mejores técnicas de estudio y los mejores memorizadores del mundo Escuela de la Memoria es el lugar perfecto…

En este artículo te traemos un CUPÓN DESCUENTO increíble. Si durante el proceso de compra utilizas el siguiente código o cupón descuento, obtendrás una REBAJA DE 30€ en la compra de nuestro curso Superaprendizaje o en la compra del curso Lectura Rápida EM. Código descuento:

30€GRATIS

No pierdas este cupón, ANÓTALO O HAZ UNA CAPTURA DE PANTALLA. No dejes escapara esta oportunidad, y consigue nuestros cursos por un precio muy reducido.

Por supuesto, con TOTAL GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, si no es lo que buscabas te devolvemos el dinero. Más información sobre los cursos:

Superaprendizaje
Lectura Rápida EM

WhatsApp chat