Cómo organizarte para estudiar mejor

Cuando te preparas para una oposición o un gran examen seguro sientes que se te echa el tiempo encima. Muchas personas se agobian y parece que no les alcanza el tiempo aunque le dediquen mucho tiempo a su temario. Por eso para rendir mejor es importante organizarte para estudiar y así sacar el máximo provecho a tu tiempo.

Si tú estás en una situación de agobio por tus temas por estudiar, no te preocupes pues hoy te enseñaremos como organizarte mejor.

Si estas en una situación en la que sientes que te falta tiempo para estudiar y esto te genera ansiedad y estrés, ¡no tienes la toalla!

Lo más probables es que todas estas malas sensaciones vienen porque no sabes cómo organizarte para estudiar del todo bien. Déjame que te pregunte algo: ¿has probado a plantearte objetivos del tipo voy a estudiar dos temas al día? o del tipo ¿voy a estudiar cuatro temas por semana?

Si la respuesta es sí, pues lo estás haciendo mal.

«Todas estas malas sensaciones vienen porque no sabes cómo organizarte para estudiar del todo bien».

Si aún no tienes un ritmo de estudio constante no deberías plantearte este tipo de objetivos porque son los que te están hundiendo. A este tipo de objetivos les llamamos objetivos por contenidos y son los que te dicen cuánto tienes que avanzar cada día.

Cómo aprovechar mejor el tiempo

Pero ¿cuál es el problema aquí?

El problema es que habitualmente no somos capaces de cumplir los objetivos por contenido y esto nos provoca agobio, estrés, frustración y desmotivación. Y las veces que si somos capaces de cumplirlo, lo hacemos pero estudiado de una manera superficial sobre el temario, lo cual nos lleva a olvidar todo lo que hemos estudiado rápidamente.

Entonces ¿qué debes hacer?

Primero tienes que conseguir tu hábito de estudio. Para esto tendrás que plantearte objetivos por tiempo.

Estos objetivos tienen que ser muy concretos.
Por ejemplo, cada día voy a estudiar dos horas dedicándole una primera hora a seleccionar la información de mi temario a través del subrayado y una segunda hora para hacer una memorización de lo que he seleccionado y un repaso de lo que he visto días anteriores.

«Primero tienes que conseguir tu hábito de estudio. Para esto tendrás que plantearte objetivos por tiempo».

Dedicándole media hora a cada tarea, este sería un buen objetivo y un buen ejemplo de objetivo de tiempo. De esta manera al ser tan específico con los tiempos te va a acabar permitiendo rendir muchísimo más.

Pero si aun así crees que vas a tener dificultades para cumplir este tipo de objetivos te recomiendo que veas esta entrada donde aprenderás como evitar los bloqueos mentales.

Así que te recomiendo que a partir de ahora te plantees los objetivos por tiempo, al menos hasta que consigas tener un buen hábito de estudio y un buen ritmo en tus sesiones de estudio.

Hasta entonces no te recomendaría que te enfoques en la cantidad de contenido que estudias cada día o cada semana porque esto te puede generar agobios, estrés y te puede generar la suficiente desmotivación como para que quieras tirar la toalla.

Ya ahora si quieres empezar tu camino para convertirte en un estudiante de élite, descarga aquí nuestro eBook Recetas para estudiar mejor.

Espero te haya gustado esta entrada y te sirva para organizar mejor tus estudios.

Cómo estudiar medicina de la mejor manera

Doctor de brazos cruzados.

Muchas personas piensan que las carreras científicas relacionadas con las ciencias de la salud son muy complicadas, sin embargo desde mi punto de vista, lo relevante en estos casos es saber como estudiar este tipo de carreras. Las dificultades que encontramos al estudiar anatomía, farmacología, endocrinología, bioquímica celular, etc. están relacionadas principalmente con la falta de herramientas para la memorización del temario. Así que quiero darte unas recomendaciones sobre como estudiar medicina.

Habitualmente el principal obstáculo tiene que ver con la dificultad que entraña tener que memorizar una gran cantidad de datos puros sin tener los recursos o estrategias metacognitivas ideales para hacerlo.

Por lo general estas carreras suelen tener dos tipos de asignaturas:

  1. Asignaturas de comprensión y memorización. Dentro de las cuales podemos encontrar la mayoría de las asignaturas englobadas en la carrera, con conocimientos teórico-prácticos relacionados con las ciencias naturales, deontología, cuadros clínicos, tratamientos, biología…
  2. Y asignaturas de razonamiento y aplicación práctica. Como estadística, diseños de investigación, química, física, psicometría…

Para estas últimas no existe ningún misterio, la mejor forma de prepararse es a base de trabajos prácticos y el repaso para la consolidación de los conocimientos teóricos sobre las normas y reglas matemáticas y estadísticas que rigen estas materias. Suelen ser asignaturas que los estudiantes odiamos o se nos atragantan, ya que en muchos casos no estamos tan acostumbrados a trabajar de una forma práctica, como teórica.

Bueno llegados a este punto podemos preguntarnos ¿qué puedo hacer para mejorar mis capacidades mentales para estudiar una ciencia de la salud? Pues bien… atiende a estos sencillos consejos y principios básicos que pueden marcar la diferencia.

1- Estudia en sesiones fragmentadas por tareas

Lista de tareas

Ten en cuenta todas las tareas que debes realizar para poder asumir y trabajar correctamente un temario. Comienza enumerándolas y trazando el plan de estudio. Por ejemplo, puede que tengas que realizar todas estas tareas: lectura del tema, selección de la información, elaboración de mapas mentales, resumen o apuntes sintéticos, asociación y memorización de los datos puros, repasos estratégicos y aplicación práctica en exámenes y test…

Una vez que sabes cuales son las tareas que vas a realizar con tu temario, divide tu sesión de estudio en bloques de tiempo dedicados a cada una de ellas. no conviene que leas todo el temario, posteriormente selecciones toda la información, etc… este proceso será mucho más largo y menos productivo, porque no estarás aprovechando los repasos estratégicos y la información se desvanecerá antes de que puedas consolidarla en la memoria con cada tarea.

2- Realiza descansos periódicos

En un estudio se concluyó que la media de tiempo que es necesario para que la mayoría de personas comencemos a mostrar síntomas de cansancio y dificultades de aprendizaje, es de 25-30 minutos. Por tanto, para estudiar mejor hay que realizar pequeñas sesiones de estudio intensivo intercalado con descansos de 5 minutos y distracciones programadas de 15 o 20 minutos.

El método Pomodoro nos ayuda mucho en este sentido, permitiéndonos tener nuestra mente concentrada y alerta durante toda la sesión de estudio.

3- Dibuja tus propios mapas mentales

Mapa mental

Un mapa mental nos ayuda a organizar y estructurar la información de manera adecuada, además de ayudarnos a memorizar, relacionar, y situarla información de una forma mucho más efectiva. También nos resulta útil a la hora de planificar el estudio de un tema, ya que nos proporciona información sobre la cantidad de temario que debemos estudiar, y nos permite calcular de forma más precisa, cuánto tiempo debemos dedicarle a cada parte.

Para realizar mapas mentales con eficacia puedes incluir información visual a través de dibujos sencillos y fotos. Es recomendable hacer un borrador en sucio y posteriormente rediseñarlo con toda la información ya incluida y limpiamente estructurada.

4- Utiliza técnicas

1. Asociación

Existen diferentes formas de memorizar a través de asociaciones, como los acrónimos, asociación de imágenes, fichas asociativas, etc. 

Quiero añadir añadir que muchos datos que queremos memorizar no pueden ser visualizados de una forma claro o coherente, por lo que tendremos que aprender a utilizar casilleros mentales y estrategias de sustitución, con las que podremos memorizar cualquier dato por complejo que sea.

2. Casillero Mental

Un casillero mental  es una lista de palabras o imágenes que corresponden a una serie de números. Esto nos hace mucho más fácil la memorización de fechas, cantidades y posiciones…

Te muestro aquí una conversión muy utilizada:

1 = t Por similitud gráfica.
2 = n Porque la “n” tiene dos “patitas”.
3 = m Porque tiene tres “patitas”.
4 = c Porque la palabra “cuatro” comienza por “c”.
5 = l Ya que la “L” en números romanos simboliza la cantidad de 50.
6 = s Porque la palabra “seis” comienza por “s”.
7 = f Por similitud gráfica.
8 = ch Ya que la palabra “ocho” contiene este conjunto.
9 = b/v Yaque la palabra “nueve” contiene este sonido.
0 = r Ya que la palabra cero contiene esta letra.

Utilizando este sistema podremos memorizar cantidades numéricas. Por ejemplo, si queremos memorizar el nivel normal de la hemoglobina en las mujeres, que es 12 a 15.5, podemos convertir el 12 en una TiNa y el 15.5 en una ToaLLa. 

Luego nos quedaría crear una historia mental en la que relacionemos una mujer con buena salud (con una hemoglobina normal), que se va a bañar en una Tina y que luego se seca con una Toalla.

Gracias al casillero mental podemos memorizar múltiples datos numéricos como porcentajes, fechas, proporciones o referencias de dosis, etc. 

3. Palacio de la Memoria

Un palacio mental o palacio de la memoria, es un lugar imaginario que conocemos perfectamente y podemos recorrer en nuestra imaginación observándolo con todo lujo de detalles.

En este lugar mental podemos introducir información y distribuirla por diferentes rincones o habitaciones. Lo mejor es que podremos recordar a largo plazo lo que memoricemos de esta manera.

Esta herramienta es muy útil para memorizar cuadros clínicos o diagnósticos o criterios para diagnósticos diferenciales. También podemos memorizar anatomía, farmacología, hormonas, etc.

Gracias a estas recomendaciones y al trabajo integral realizado en los cursos de Escuela de la Memoria, muchos de nuestros alumnos obtienen grandes calificaciones en sus carreras y oposiciones, como es el caso de nuestra alumna Elena Francés, que en su oposición de Medicina de Familia… ¡Se quedo la primera! Y por este motivo decidimos hacer este post… Puedes ver el testimonio de Elena aquí.

También te comparto un vídeo sobre un ejemplo práctico que tuvimos con uno de nuestros alumnos.

Con escuela de la memoria podrás conseguir las habilidades necesarias para poner tu mente a punto. Puedes empezar descargando nuestro eBook gratuito para estudiar mejor AQUÍ.

Espero te haya gustado este post.

Se más INTELIGENTE mejorando tu memoria

Como ser más inteligente

Hoy te voy a contar como puedes ser más inteligente mejorando tu memoria.

Cómo psicólogo especialista en el alto rendimiento mental, sé que seguramente habrás oído mucho hablar sobre lo irrelevante que es memorizar si podemos consultar todos los datos que necesitamos.

Y es que hoy en día tenemos más facilidades que nunca para poder acceder a toda la información que queramos sin necesidad de memorizarla. Podemos tenerla en nuestro móvil y esto es bueno hasta cierto punto.

¿No tener que memorizar nos puede perjudicar?

Esta es una pregunta muy interesante y la respuesta es un depende.

Depende de lo importante que sea esa información para ti y para el desempeño de tu trabajo. No pasa nada por tener registradas todas tus obligaciones en tu móvil o una agenda, de hecho esto es beneficioso para ti ya que libera tu mente de esa carga mental.

Memorizar los datos importantes para tu campo de estudio sí es fundamental. Me gustaría que pienses en una persona cualquiera que tenga en su mano un manual de medicina ¿tiene la capacidad de hacer un diagnóstico? o ¿una persona cualquiera con un par de manuales puede interpretar correctamente una ley?

La respuesta es que no.

Un médico al igual que un abogado o cualquier otro especialista necesita tener toda esa información especializada en su cabeza para poder conectar ideas y utilizar la información de forma correcta.

Seguro te estás preguntando que tiene que ver todo esto con la inteligencia. Hay varias formas de conceptualizar la inteligencia, una de ellas reconocida en el campo de la psicología hace una distinción entre inteligencia fluida e inteligencia cristalizada.

Inteligencia fluida e inteligencia cristalizada.

La inteligencia fluida es aquella que te permite resolver los problemas que se presentan en tu vida para los cuales no tienes una información o una experiencia previa. O sea que para resolver estos problemas tienes que utilizar directamente tu capacidad para razonar deducir y para ser creativo.

La inteligencia cristalizada es aquella que te permite tomar mejores decisiones, realizar mejores juicios y valoraciones en base a toda esa información que ya tienes en tu memoria. Por lo tanto, todo lo que aprendemos nos ayuda a ser más inteligentes ya que nos permitirá tomar decisiones en el futuro más apropiadas.

Y es que gracias a toda la información que vamos almacenando seremos capaces de tomar mejores decisiones.

Por supuesto si lo que quiere es mejorar tu capacidad para memorizar, estás en el lugar apropiado, sigue formándote con nosotros y descarga YA este espectacular eBook que te hemos preparado para estudiar y aprender mejor.

Un saludo y nos vemos en la siguiente entrada.

¿Qué necesito para estudiar mejor y más rápido?

estudiar mejor y mas rapido

En este vídeo te hablamos sobre nuestros cursos online sobre técnicas de estudio, para que conozcas cuál de ellos puede ayudarte a estudiar mejor y más rápido.

Te descubrimos los mejores cursos para estudiar rápido y de forma eficaz. Supera tus exámenes y  Estudia con los mejores métodos de estudio con Escuela de la Memoria y supera tus exámenes y oposiciones.


Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, consíguelo con nuestro curso Superaprendizaje.

Visita nuestra página de cursos online.

Cómo memorizar una ley de forma literal

como memorizar una ley

Si te preguntas cómo memorizar una ley de forma literal y quieres encontrar un método sencillo, práctico y efectivo, no te pierdas nuestro nuevo vídeo.

Sigue estos consejos básicos para aprender a memorizar leyes y textos de forma literal. No olvides suscribirte a nuestro canal para aprender muchas más técnicas de estudio.

1. Utiliza asociaciones mentales. Para memorizar fechas y posiciones de forma rápida y efectiva.

2. Realiza ejercicios de autocompletar textos para reforzar la memoria y trabajar de forma práctica durante los repasos.

3. Haz grabaciones de audios con los textos que quieras memorizar de forma literal.

4. Utiliza repasos estratégicos reforzando lo memorizado cuando la curva del olvido se pronuncia y se acentúa. Repasa como mínimo al día siguiente, a la semana y al mes.

En el vídeo te damos más detalles:

Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, consíguelo con nuestro curso Superaprendizaje.

Visita nuestra página de cursos online.

Opositar y trabajar, algunos consejos que te pueden salvar la opo

opositar y trabajar

En una realidad perfecta podríamos opositar y trabajar con todo el tiempo del mundo, sin distracciones ni obligaciones y sin presiones ni sufrimientos… Sin embargo no vivimos en un mundo perfecto, la realidad es que por lo general el tiempo que tenemos es muy limitado y en ocasiones tenemos otras obligaciones y presiones mentales que nos dificultan nuestro estudio en gran medida.

Muchos opositores tienen que trabajar y estudiar, compatibilizando ambas tareas de la mejor forma posible. Si este es tu caso, quiero darte algunas recomendaciones que pueden ayudarte a mejorar la eficiencia de tu estudio:

1. Lo primero de todo es el estrés… no puedes rendir adecuadamente si tienes una presión psicológica demasiado grande. El estrés es un gran enemigo de la memoria y de la claridad mental necesaria para estudiar. Para minimizarlo te recomiendo lo siguiente:

  • Ocúpate del estrés antes de ponerte a estudiar. Es posible que necesites tomarte unos días de descanso si tus niveles de estrés son demasiado elevados. Normalmente intentamos aprovechar el tiempo al máximo y estudiar todo lo posible, pero si no tienes el nivel óptimo de estrés tu rendimiento va a ser muy bajo, y es mejor que primero descanses mentalmente y posteriormente comiences a estudiar a pleno rendimiento. Cuanto más estires la situación sin bajar los niveles de estrés a un nivel óptimo, más tardarás en comenzar a aprovechar el tiempo.
  • Plantéate objetivos que no sean demasiado ambiciosos. Piensa en metas que puedas conseguir y ves aumentando tu trabajo de forma progresiva.
  • Estructura tu estudio y organízate adecuadamente, planteándote un horario y un plan de trabajo definido que puedas seguir sin tener que pensar cada día qué debes hacer.
  • Anota todas tus obligaciones y tareas diarias, llévalo todo apuntado, no ocupes tu mente con cargas innecesarias.

2. Busca forma ingeniosas de aprovechar el tiempo. Como hemos dicho el tiempo es un recurso escaso, pero podemos encontrar formas de aprovechas momentos muertos y olvidados para realizar repasos u otro tipo de tareas. Te pongo algunos ejemplos:

  • Transforma parte de tu temario en narraciones grabadas en mp3 que puedas escuchar caminando por la calle, en un transporte público, mientras conduces…
  • Deja un esquema, un mapa mental, un resumen o alguna parte de tu temario en el baño para poder echarle un vistazo cuando estés allí.
  • Pon tus mapas mentales o esquemas en la nevera o en alguna parte que puedas ver con frecuencia para repasar de tanto en tanto.
  • Haz fotos con tu smartphone a tu temario para poder revisarlo en momentos en los que tengas que esperar…

3. Pide ayuda a familiares y amigos. A veces nos resulta difícil pedir ayuda, pero en ocasiones podemos apoyarnos en las personas de nuestro entorno para que nos echen una mano con nuestras tareas y de esta forma poder estudiar más tiempo y con la mente más despejada.

4. Aprende a priorizar y evaluar. No olvidemos que el trabajo realizado durante el estudio va dirigido a que podamos realizar un buen examen. Para esto será fundamental que sepamos evaluar nuestros conocimientos y que podamos tener un buen sistema para conocer nuestros puntos fuertes y débiles. En este sentido algunos consejos que te podrían ayudar son los siguientes:

  • Durante el estudio valora el temario con anotaciones en los margenes, para posteriormente saber cual es el nivel de dificultad de cada apartado. Pon puntuaciones del 1 al 10 en dificultad, esto te ayudará a saber qué partes te consumirán más tiempo durante los repasos y cómo debes priorizar tu trabajo de estudio.
  • Realiza exámenes y simulaciones de forma frecuente. Repasa cada ciento tiempo las preguntas falladas y en las que has dudado (hayas fallado o no).
  • Observa a qué temas se le da más importancia en la oposición, y estúdialos con mayor profundidad que el resto.
  • No intentes memorizar más de la cuenta. Haciendo exámenes te darás cuenta de cómo suelen ser las preguntas, y qué tipo de información merece la pena memorizar y cuál suele venir dada en el propio enunciado o en las alternativas de respuesta (si las hay).

5. Utiliza técnicas efectivas. En esto somo expertos en Escuela de la Memoria y consideramos que trabajar con buenos sistemas y técnicas es fundamental para rendir al máximo sin desperdiciar nuestro tiempo y esfuerzo. Para saber cuál es la mejor opción y el mejor sistema de estudio para tu caso particular, visita este enlace y comienza a trabajar con una eficacia del 100%.

Así que si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, consíguelo con nuestro curso Superaprendizaje.

Visita nuestra página de cursos online.

Métodos para preparar oposiciones

Métodos para preparar oposiciones

¿Crees que necesitas conocer nuevos métodos para preparar oposiciones de forma eficaz? Pues lee este artículo con detenimiento…

Cuando nos plateamos preparar una oposición, lo primero que hacemos es buscar cuantas plazas hay disponibles, y cuantas personas se presentan a ese proceso de oposición. En muchos casos los datos son desesperanzadores y nos hacen pensar que tenemos muy pocas posibilidades de conseguir superar este proceso.

Posteriormente nos hacemos preguntas como… ¿Puedo encontrar alguna herramienta o estrategia que me aporte alguna ventaja? ¿Cómo debo prepararme para poder superar la oposición? ¿Qué tipo de metodología puedo utilizar? ¿Existes técnicas o estrategias realmente eficaces que me ayuden a mejorar mi rendimiento?…

Cuando indagamos un poco nos damos cuenta de que efectivamente existen estrategias, técnicas y sistemas especialmente diseñados para mejorar el rendimiento en el estudio (precisamente es a lo que nos dedicamos en Escuela de la Memoria). Pero cómo sabemos cuáles funcionan y cuáles no…

Personalmente creo que solo tenemos que ver las afirmaciones con las que nos presentan estos sistemas, y cómo de milagroso es dicho sistema. Nosotros hemos visto todo tipo de sistemas utópicos e irreales… como: técnicas para leer 5 veces más rápido en solo 2 horas, sistemas para aprender un idioma sin esfuerzo en apenas unos días o unas horas, estrategias para memorizar mientras duermes, etc.

Habitualmente este tipo de metodologías ineficaces nos las venden personas que no tienen una carrera profesional que les respalde, y que promueven una idea utópica de resultados fáciles y sin esfuerzo. No suelen ser psicólogos, ni profesionales reconocidos del campo de la memorización o las técnicas de estudio. Habitualmente son auténticos vende humos que simplemente se hacen famosos vendiendo este tipo de sistemas milagrosos. La verdad es que debemos tener mucho cuidado con esto, porque podemos perder mucho tiempo y dinero con este tipo de engaños, y lo peor de todo podemos perder oportunidades profesionales, sentirnos estafados, frustrados y cabreados con el mundo.

Dicho esto… ¿Qué métodos efectivos podemos utilizar para prepararnos adecuadamente una oposición? Nuestra experiencia como memorizadores de élite y formadores, nos ha llevado a trabajar con un gran número de estrategias de memorización y sistemas de organización que puedes encontrar en nuestros cursos

Aquí van algunas de las estrategias que hoy en día han demostrado ser eficaces a través de la evidencia empírica y diferentes tipos de estudios. Ten en cuenta que simplemente están expuestas de forma divulgativa, no explicadas en detalle. Si quieres más información puedes acudir a los artículos específicos del blog:

1. Asociación Mentales y Reglas

La asociación desempeña un papel fundamental en el aprendizaje y la memorización, ya que nos ayuda a clasificar y consolidar el aprendizaje, para que posteriormente podamos recordarlo con mayor facilidad. Podemos encontrar diferentes estrategias asociativas como: los acrónimos (que consisten en formar una palabra a partir de las primeras letras o sílabas de la serie de palabras a memorizar); mediante asociación de imágenes (ya que las imágenes mentales pueden recordarse mejor y permanecen más tiempo en la memoria); mediante fichas (en las que podemos incluir un término, dato, o concepto por una cara, y por detrás la definición, el significado, etc. lo cual nos ayuda a esforzarnos para recordar y fomenta nuestra curiosidad, y por tanto el aprendizaje). Además podemos utilizar otras técnicas basadas en generar historias, versos, canciones, palabras encadenadas… etc.

En Escuela de la Memoria siempre recomendamos especialmente, el uso de imágenes asociativas, ya que la versatilidad de esta técnica/estrategia es muy grande, y los resultados que obtenemos a largo plazo son increíbles.

2. Casillero Mental

Para los que no os suene de nada esta estrategia, un casillero mental  puede ser entendido como una lista de palabras o imágenes que corresponden a una serie de números. Esto nos hace mucho más fácil la memorización de fechas, cantidades, coordenadas, posiciones ordinales, etc.

Como ya sabemos las imágenes se recuerdan mucho mejor que los números o las palabras, por lo que nos serviremos de esto para aprender a memorizar eficazmente datos numéricos. Cuando queremos memorizar números normalmente cada dígito es traducido a una letra consonante, con la que se forma una palabra o imagen mental en el casillero, que después utilizaremos para memorizar y hacer asociaciones mentales. La traducción de dígitos a letras que más comúnmente se utiliza actualmente es la siguiente:

1 = t Por similitud gráfica
2 = n Porque la “n” tiene dos “patitas”
3 = m Porque tiene tres “patitas”
4 = c Porque la palabra “cuatro” comienza por “c”
5 = l Ya que la “L” en números romanos simboliza la cantidad de 50
6 = s Porque la palabra “seis” comienza por “s”
7 = f Por similitud gráfica
8 = ch Ya que la palabra “ocho” contiene este conjunto
9 = b/v Yaque la palabra “nueve” contiene este sonido
0 = r Ya que la palabra cero contiene esta letra

A partir de estas traducciones generamos un casillero completo con la extensión que necesitemos. Habitualmente se utiliza un casillero de un máximo de 100 imágenes. Para más información visita este enlace.

Gracias al casillero mental un estudiante puede memorizar una larga lista de fechas, cantidades, relaciones numéricas, protocolos secuenciales, listas de palabras, etc.

3. Palacio de la Memoria

En otras ocasiones hemos tratado el tema del palacio de la memoria para estudiar. Un palacio mental o palacio de la memoria es un lugar imaginario (aunque suele derivar y haber sido construido a partir de un lugar real), el cual conocemos perfectamente y podemos recorrer en nuestra imaginación observándolo con todo lujo de detalles.

A través de asociaciones de imágenes podemos introducir información en este lugar mental, y distribuirla por los diferentes rincones o habitaciones. Nuestro palacio de la memoria será tan grande como nos lo propongamos, y cuanto más grande sea o más cantidad de elementos incorpore de base, más información podremos incluir en él.

Esta estrategia se suele utilizar para memorizar protocolos, listas, esquemas, cronologías, organigramas, o cualquier información que haya que memorizar con un orden concreto…

La diferencia con el uso de las asociaciones mentales únicamente, es que con el palacio de la memoria normalmente somos capaces de memorizar ciertos daros jerárquicos, organizados de una forma compleja. Por ejemplo podemos memorizar un diagrama de flujo, un organigrama complejo, etc.

4. Método Pomodoro

Este método consiste en fraccionar la sesión de estudio en intervalos de estudio intensivo, y descansos periódicos distribuidos de la siguiente forma:

  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 5 minutos de descanso mental sin distracciones.
  • 25 minutos de estudio intensivo a pleno rendimiento.
  • 20 o 30 minutos de descanso mental (distracciones programadas).

El objetivo principal es organizar la sesión de estudio de manera que podamos mantenernos concentrados en todo momento, rindiendo al máximo y minimizando el cansancio mental. Este método de organización tiene muchas ventajas, visita este enlace para ver más.

Si quieres iniciar un cambio radical en tu forma de aprender y estudiar, descarga aquí nuestro eBook gratuito.

Rutina para estudiar. ¿Cómo crearla?

No te pierdas este vídeo en el que te damos unos consejos muy interesantes para que puedas crear tu rutina para estudiar de una manera constante y fácil.

Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, empieza por descargar nuestro eBook con recetas para estudiar mejor.

Métodos de estudio eficaces y eficientes

metodos de estudio eficaces

¿Estas preparando una oposición o estudiando una carrera muy exigente? Si este es tu caso, es posible que necesites un buen sistema de estudio para poder cumplir tus objetivos.

Por supuesto no todos los métodos de estudio son buenos. Si queremos que nuestro rendimiento sea alto, no podemos malgastar el tiempo trabajando con un sistema inadecuado. Cuando nos enfrentamos a una fecha de examen, es como si nos enfrentásemos a una carrera, y la eficacia del estudio podría equipararse a la velocidad a la que somos capaces de correr.

Al igual que en una carrera no nos interesa ir dando saltos de un lado para otro, sino que lo que queremos es correr lo más rápido posible en linea recta, en el estudio no nos interesa realizar trabajos poco efectivos que nos agoten y no nos ayuden a avanzar de forma eficiente.

Existen métodos de estudio eficaces y eficientes que pueden ayudarnos a avanzar mucho más rápido, y atajar a la hora de memorizar y asumir el contenido de nuestro temario. En este artículo quiero darte a conocer algunas de las características que debería tener tu sistema de estudio si quieres ahorrar tiempo y conseguir tus objetivos:

  • Eficacia probada: No te recomiendo que generes tu propio sistema de estudio. Como ya he dicho existen métodos de estudio eficaces y eficientes… Aprovéchalos y utiliza las herramientas que hayan demostrado ser más eficaces, en estudios e investigaciones.
  • Sistema organizado: Debe ser un sistema ordenado, con unas etapas bien definidas y determinadas a lo largo del tiempo. Seguramente el sistema podrás adaptarlo en función de lo que estudies, pero deben existir una serie de pautas universales de las que te puedes servir.

También de forma más directa debes tener en cuenta las siguientes condiciones durante tus sesiones de estudio:

  • Organización estratégica: Organiza las tareas que debes realizar durante las sesiones de estudio y repártelas en el tiempo para que cada tarea tenga su lugar. Ten en cuenta que el estudio no consiste solo en leer, hay que seleccionar, desarrollar, evaluar, memorizar, relacionar, repasar, aplicar… Cada tarea debe estar contemplada, y organizada en intervalos de tiempo estimados, dentro de una misma sesión de estudio.
  • Gestión del tiempo: Durante las sesiones de estudio hay que gestionar el tiempo de una forma adecuada, conociendo la forma de hacer descansos y como incorporar distracciones programadas.
  • Control del entorno: El control y la correcta elección del entorno de estudio son fundamentales para que nuestra concentración no se vea afectada.
  • Técnicas de memorización: Aunque nosotros trabajamos todos los aspectos anteriormente nombrados, esta es sin duda nuestra especialidad, ya que en nuestro equipo se encuentra el campeón mundial de memoria rápida, y somos memorizadores de élite especializados en técnicas de estudio. Con técnica nos referimos a asociaciones de diferentes tipos, usos de casilleros, palacios mentales, mapas, resúmenes asociados, etc… La técnica es fundamental, y es lo que más tiempo puede ahorrarnos (especialmente con temarios largos). Te pongo un ejemplo: Algunos de nuestros alumnos en las tutorías personalizadas han conseguido memorizar los artículos de la constitución española en tan solo una sesión de estudio… algo que podría haberle llevado semanas o incluso meses hacer por su cuenta a través de la repetición, sin ninguna técnica estructurada.

En este blog puedes encontrar información gratuita sobre cada una de estos aspectos, pero si lo que quieres es rendir al máximo, te recomendamos que escojas tu mejor opción en nuestra página de cursos.

Aumenta tu rendimiento con nuestras Recetas para Estudiar Mejor.

Un sistema de estudio de 7 pasos, para rendir al máximo

Hoy te explicamos en este nuevo vídeo un sistema de 7 pasos para que puedas rendir al máximo en tus sesiones de estudio:

  • 1. Lectura rápida del tema.
  • 2. Planteamiento de preguntas.
  • 3. Dar respuesta a las preguntas generadas.
  • 4. Recitar las respuestas a las preguntas planteadas.
  • 5. Resolución de dudas.
  • 6 Repasos estratégicos.
  • 7. Trabajo práctico relacionado con la prueba o examen.

Sí quieres aprender más, descarga aquí nuestro eBook Gratuito: Recetas para estudiar mejor.

Como incorporar el hábito de estudio

hábito de estudio

Esta entrada es para todos aquellos estudiantes que tienen dificultades para incorporara el hábito de estudio a su rutina. Especialmente, los consejos que os proporcionamos a continuación, pueden ser de gran ayuda para opositores o estudiantes que necesitan estudiar muchas horas al día, durante largos periodos de tiempo.

Bien, pues vamos allá…, algunos consejos que te pueden ayudar a adquirir el hábito de estudio, pueden ser los siguientes:

Localiza el estudio fuera de tu ambiente habitual. Comienza estudiando en una biblioteca o una sala de estudio, de esta forma saldrás de tu entorno y te introducirás en un contexto nuevo en el que solo podrás estudiar. Además no tendrás estímulos asociados o condicionados a este nuevo contexto, por lo que te resultará más fácil concentrarte y más difícil pensar en hacer otras cosas como jugar  con el móvil o el ordenador, ver la televisión, etc.

Plantéate objetivos por tiempo. Normalmente los estudiantes tenemos la tendencia a plantearnos objetivos por contenido, del tipo «voy a ver dos temas hoy…» o «esta semana voy a terminar este bloque…», pero este tipo de objetivos al principio pueden ser frustrantes si no conseguimos cumplirlos. De hecho cuando no conocemos lo suficiente un temario, es muy probable que los objetivos por contenido no sean realistas, y por lo general nos ponemos objetivos demasiado ambiciosos.

Por otra parte los objetivos por tiempo nos ayudan a enfocarnos en el tiempo que le dedicamos al estudio, lo cual es clave cuando aún no tenemos el hábito consolidado. Además este tipo de objetivos nos ayuda a tener en cuenta que tipo de actividades debemos realizar y cuanto tipo debemos emplear para cada una de ellas, así como cuanto tiempo tenemos que estudiar y a cada cuanto tiempo podemos hacer descansos.

Divide tu sesión en diferentes actividades. Cuando estudiamos no solo tenemos que leer una y otra vez el temario, sino que también tenemos que realizar tareas como seleccionar la información, realizar resúmenes, trabajar la memorización, realizar ejercicios prácticos, hacer repasos estratégicos… Dividirnos la sesión en actividades y dedicarles un tiempo programado a cada una de ellas, nos puede ayudar a tener una sesión de estudio muy completa y mucho más llevadera, ya que no estaremos haciendo todo el rato lo mismo.

Realiza descansos periódicos. Descansar a cada cierto tiempo debería formar parte de nuestra sesión de estudio, y es una parte tan importante como cualquier otra. Los descansos nos ayudan en muchos aspectos, y a pesar de que muchas veces desestimamos los sistemas que intercalan los descansos y las distracciones programadas con el estudio, los resultados que podemos obtener gracias a estos sencillos descansos, son muy positivos y relevantes (si quieres más información visita esta entrada).

Haz un horario y comprométete con él. No intentes estudiar sin tener una organización previa… no importa el tiempo que tengas a lo largo del día, haz un horario en el que puedas determinar unas horas para el estudio, y no estudies fuera de esas horas. La organización es fundamental, sin ella tendremos la falsa ilusión de que podemos estudiar en cualquier momento, y esto se acaba trasformando en la escusa perfecta para postergar el estudio.

No dependas de la motivación. Debemos entender que la motivación es muy importante, pero no debe ser determinante para que estudiemos o no. Tenemos que desarrollar motivos y razones suficientes para ser capaces de estudiar incluso cuando no nos apetezca nada, y nuestra motivación este por los suelos… Un buen estudiante desarrolla su tolerancia a la frustración y persigue sus objetivos pese a que la motivación no le acompañe.

Si quieres mejorar tus capacidades para memorizar y adquirir un buen sistema de estudio, descarga tu Ebook Recetas para estudiar mejor para mejorar tus resultados.

¡Hasta pronto Memorión!

El estudiante modelo – Como estudiar mejor

Hoy te explicamos en un nuevo vídeo, 3 principios fundamentales que debemos tener en cuanta si queremos estudiar mejor y más rápido. Estos principios son los siguientes:

  1. Fomenta tu motivación.
  2. Controla el espacio de estudio.
  3. Utiliza técnica.

Presta atención al vídeo y aplica los consejos que consideres más útiles para tu caso particular:

Sí quieres ver más vídeos y contenido exclusivo, suscríbete a nuestro canal de YouTube:

Si quieres mejorar tus estrategias para estudiar y rendir al máximo, descarga gratis tu eBook Recetas para estudiar mejor.