chica estudiando

¿Cuánto tiempo debo estudiar?

A menudo nos planteamos preguntas referentes a cuánto tiempo debemos estudiar de cara al estudio de un examen u oposición.

¿Cuánto tiempo debería estudiar diariamente? ¿Me dará tiempo a estudiar todo lo que necesito? Este tipo de preguntas pueden llegar a tener un efecto paralizante en ocasiones. El no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea inseguridad e impotencia, y podemos acabar distrayéndonos en estos pensamientos de tal manera que no rindamos adecuadamente.

no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea una inseguridad

Si te sientes identificado, sigue leyendo, porque en este artículo te vamos a dar respuesta a esas preguntas  y también algunos consejos para aprovechar mucho mejor tu tiempo.

En primer lugar, debes tener en cuenta que existen múltiples factores que influyen para saber cuántas horas necesitamos para estar preparados de cara al examen. Pero aunque estos factores son muchos, en realidad son dos de ellos los que más nos condicionan. Os hablo del tamaño del temario y de la velocidad de avance.

Claves para rendir en el estudio

Centrándonos en la primera de las variables mencionadas, el tamaño del temario, podríamos decir que es algo invariable. ¡Nada más lejos de la realidad!
Podemos reducir la cantidad de temario para conseguir ahorrar una parte considerable de tiempo.

Un buen consejo que te doy para conseguirlo es que no prepares más temas de los que realmente necesitas. En gran cantidad de exámenes, vamos a poder escoger qué preguntas queremos contestar y qué temas queremos desarrollar. En una oposición, por ejemplo, tras un sorteo, se escogen varios temas a desarrollar y siempre hay una mínima libertad de decisión. Una idea es realizar un cálculo matemático que te permita saber cuántos temas debes estudiar para tener la probabilidad a tu favor sin estudiar materia extra.

Imagínate que en tu oposición, de 60 temas que incluye, se escogen por sorteo 3. De esos 3, tú puedes escoger uno para responder o desarrollar. Tras realizar los cálculos adecuados, es fácil deducir que consigues una probabilidad de casi el 90% si NO estudias la mitad de los temas. ¡Eso es una probabilidad muy alta! Te aconsejo que hagas este tipo de cálculos de cara a decidir los temas que estudiarás.

Sabiendo el tipo de examen al cual nos enfrentamos y jugando un poco con la probabilidad, podremos decidir qué material descartamos y de esa manera conseguiremos reducir la cantidad de información a memorizar. Y en nuestros cursos tenemos precisamente un software que nos facilita este cálculo.

Otra clave para estudiar mejor tiene que ver con seleccionar aquella información que consideremos más relevante o más útil.

Utilizaremos el subrayado, el cual debe suministrarnos una imagen visual que nos proporcione información rápidamente y debe conducirnos al desarrollo de todas las ideas. Una idea que te doy es usar diferentes colores o marcar de diferente manera cada dato dependiendo del tipo que sea, para así conseguir una información más visual y llamativa.

Llegamos ahora a la segunda variable mencionada anteriormente. ¿Cómo podemos mejorar nuestra velocidad de memorización o de avance? Principalmente, la respuesta a la pregunta dependerá del tipo de memorización que tengas que hacer sobre el temario y de qué tan buena sea la técnica que uses para estudiar y memorizar.

Las 3 formas de memorizar

Existen 3 formas de memorizar, hablando a grandes rasgos. Una de ellas es la memorización comprensiva, que se puede considerar la más rápida, pues solo depende de que entiendas el contenido que te ofrece el texto.

Pero en el momento en el que entran datos como fechas o notas muy concretas, pasaríamos a hablar de memoria asociativa. Existen diferentes estrategias mnemotécnicas que nos permiten memorizar cualquier dato (ficheros mentales, palacio de la memoria, diversas técnicas asociativas…).

Y por último, el caso más complicado y extremo es la memorización literal, que aunque sea más difícil de llevar, también se pueden aplicar sistemas y técnicas para memorizar hasta el último punto del texto.

Tengo que decirte que lo único que necesitas para mejorar en cualquiera de las 3 clases de memoria que te acabo de exponer es nada más y nada menos que una BUENA TÉCNICA.

¿Cuánto tiempo debo estudiar antes de un examen?

Te recomiendo un ejercicio que te ayudará a saber el tiempo que necesitas para preparar un examen.

Debes coger un tema que represente de manera aproximada el estudio que conlleva cada uno de tus temas, este sería un tema promedio. Tras escogerlo, debes memorizarlo y analizar a su vez el tiempo que te lleva cada fase del estudio. Y a partir de ahí, solo deberás multiplicar el tiempo invertido por el número de temas que tengas.

Incluso es mejor que lo multipliques por 2, pues siempre pueden surgir imprevistos y, además del estudio, hay que reservar un tiempo para el repaso de todos los temas, ya que si no se refrescan, pueden ser olvidados con cierta facilidad.

Espero te haya gustado este artículo. Si quieres comprometerte y mejorar tus habilidades de estudio te hemos preparado especialmente este eBook. 

¡Hasta pronto! Nos vemos en la siguiente entrada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.