La culpa es del profesor

Apuesto a que lo has escuchado muchas veces, y más cuando llegamos a esta altura del curso. Ese mal profesor que ha hecho que suspendas.

Echar la culpa a los demás de lo que nos pasa es lo más fácil y lo más común. En la vida podemos tener 2 actitudes ante las adversidades:

Víctima

La culpa es de los demás. Puede que hayas sacado malas notas por culpa del profesor, hay un montón de motivos por los que esto puede pasar:

  • El profesor explica mal
  • No sabe
  • Le caigo mal
  • Pone exámenes muy difíciles, o preguntas que no salen en los apuntes.

También puede ser culpa de los amigos. Nos han llevado por el mal camino sin que podamos hacer nada.

¿Y la falta de tiempo? Es una de las excusas favoritas. Ya sea porque tenemos otras obligaciones, trabajamos, ayudamos en casa, estuve enfermo o me distrajeron.

Siendo víctimas no podemos hacer nada.

Responsabilidad

Si decidimos responsabilizarnos, es mucho más duro. La culpa puede ser nuestra, pero también la solución es cosa nuestra. Y esto hace que cambien bastante las cosas.

El responsable puede hacer. Lo que debemos hacer es analizar y así mejorar.

Hoy os he preparado este vídeo donde buscamos culpables. Y soluciones, claro está.

¿Has tenido algún mal profesor? ¿Y alguno bueno? Explícalo en los comentarios.

¿Qué sentido tiene batir un récord?

Muchas veces, cuando vemos un récord de cualquier índole pensamos: ¡Qué barbaridad!

Y realmente, cuando se trata de récords deportivos es cierto que se llega a unos extremos que ponen en peligro la salud o la integridad física. Sin embargo, aquí veo una diferencia con los récords relacionados con la mente, al menos los que nos gustan aquí en Escuela de la Memoria.

Estos días, desde el récord Español en la memorización de 1010 decimales del número Pi, muchas personas me han mostrado su sorpresa, su asombro e incluso su discrepancia en que dedique mi tiempo a una tarea, a priori, tan improductiva.

Hay una pregunta que yo veo como la pregunta clave, la pregunta que te convierte en alguien que puedes mejorar y es: ¿Cómo se hace?

La pregunta clave es: ¿Cómo se hace?

Muy poca gente me ha hecho esta pregunta. Tal vez, porque piensan que es algo que se hace por fuerza bruta, repitiendo y repitiendo, que detrás de algo así no hay ninguna técnica. Puede que lo vean tan alejado del mundo real que ni siquiera merece la pena esta pregunta. Pero saber como memorizar decimales de Pi tiene muchas utilidades, y te quiero hablar de cuales son.

¿Qué hay detrás de un récord?

Detrás de cualquier récord hay cosas que no vemos. Solemos quedarnos con el resultado final: ha ido así de rápido o saltado así de alto. Pero lo importante es lo que sucede antes de ese momento. Estos son 3 aspectos clave que hay detrás de cualquier récord, sea de lo que sea:

  1. Investigación: antes de mejorar una marca existente, hay que investigar como mejorar lo que se ha hecho hasta el momento. En los récords deportivos vemos como se cuida la nutrición, se investiga sobre biomecánica, se buscan mejores materiales… En los récords mentales no estamos tan acostumbrados pero también hay que buscar cual es el mejor sistema para afrontar el reto.
  2. Técnica: hay técnica para todo. Igual que hay técnica para correr más rápido, hay técnica para memorizar más rápido. En este caso se trataba de memorizar muchos números pero pensemos que podría ser como memorizar leyes o recitar literalmente un texto.
  3. Trabajo: podemos buscar la mejor forma de abordar un reto, pero nadie te va a librar de trabajarlo, de entrenarlo.

¿De qué sirve memorizar decimales del número Pi?

Antes de nada, quiero dejar claro que memorizar 1010 decimales de Pi puede parecer algo bestial, pero que en algunos campeonatos de memoria se memoriza mucho más en menos tiempo.

Memorizar decimales de Pi no sirve de nada, pero lo que hay que hacer para memorizarlos sirve de mucho. Mis objetivos con este récord Español han sido estos:

  1. Reto mental: me gusta ponerme retos físicos y retos mentales. El número Pi es un buen reto, es un número que tiene una historia ligada a la mnemotecnia ya que las primeras marcas de las que se tiene constancia en mnemotecnia son precisamente de Pi.
  2. Entrenamiento: entreno físico y entreno mental. Buscar la mejor forma de afrontar este reto y entrenarlo. Preparé unas grabaciones y en mis trayectos al trabajo las iba escuchando. Este entreno me ha permitido superar las dificultades que he ido encontrando y depurar algunos aspectos de mi técnica.
  3. Inspirar: este es el mayor objetivo. Si alguien se da cuenta de que hay técnicas que permiten memorizar muy rápido y afrontar los estudios con las mejores garantías, me doy por satisfecho. Muchas personas sufren en sus estudios y el objetivo de Escuela de la Memoria es ofrecerles herramientas que funcionan. Un récord es una forma de inspirar.

¿Hay algún récord o algún reto que te haya inspirado?

Cuida tu memoria y después ella cuidará de ti

De las infinitas actividades que realizamos todos los días nos podemos preguntar ¿cuánto tiempo le dedico a estimular mi memoria?

Hemos hablado en varios artículos sobre la importancia de estimular la memoria pero me permitiré la licencia de hacerlo una vez más. En mi caso necesito que me repitan las cosas muchas veces y en una de ellas al final lo pillo, quizás no sea tu caso, pero por si acaso insisto 🙂

Nos pasamos el día haciendo cosas sin parar, al trabajo, al gimnasio, los amigos, juegos, familia… Le reservamos un tiempo para aquello que consideramos importante y vamos priorizando, pero te has parado a pensar en la importancia que tiene tu memoria. Quizás pensemos que es algo secundario y que es una capacidad que no es necesaria cuidar, por ese motivo pasa a un segundo plano, o tercero, o ni siquiera nos lo hemos planteado. Cuando somos jóvenes lo damos por hecho y parece que vamos a mantener nuestra memoria por siempre y que no hay que hacer nada. A medida que vamos avanzando en edad vamos percibiendo que ya no recordamos con tanta facilidad, cada vez nos va costando más retener información y las cosas se empiezan a olvidar cada vez más rápido. Si por algún motivo tenemos que volver a estudiar se nos empieza a hacer un mundo y lo que antes hacíamos sin esfuerzo ahora empieza a convertirse en algo tedioso y difícil. Vamos perdiendo capacidades a medida que envejecemos y si no hacemos nada por retardar este proceso sigue su curso.

La memoria la necesitamos para hacer cualquier tarea o actividad, es imprescindible en nuestra vida diaria por mucha ayuda tecnológica que tengamos. Aunque el calendar nos facilite los eventos y actividades, hay siempre una parte que depende de nosotros y que no debemos olvidar. Si tienes la lista de tareas y no te acuerdas de que hay que comprar no te sirve de nada; si tienes la lista, vas a comprar y no te acuerdas del dinero tampoco te sirve; si tienes la lista, vas a comprar, llevas el dinero y no recuerdas tu dirección tampoco te sirve. Es decir, por muchos recordatorios que vayamos añadiendo siempre necesitarás tu memoria en algún momento.  Parece un ejemplo sin importancia pero para cualquier cosa que vayas a realizar necesitarás tu memoria, e incluso para recordar que lo habías apuntado.

¿Y qué podemos hacer? antes de que empecemos a perder facultades es recomendable hacer algo y no esperar a que sea demasiado tarde. Igual que la persona que es sedentaria para mejorar su estado de salud se apunta al gimnasio, o decide correr un tiempo al día, o cualquier actividad que le guste. Lo mismo podemos hacer con nuestra memoria, empezar a realizar cualquier actividad que nos guste, en la que directa o indirectamente la estemos estimulando. Si la cuidamos ahora e intentamos mantenerla en forma, más adelante ella nos ayudará a cuidar de nosotros.

Muchas gracias por leernos, si piensas que le puede ayudar a alguien compártelo.

Feliz día.

 

El hábito de moda que destroza tu concentración

Hoy en día, la mayor parte de las personas tenemos un móvil. En una edad muy temprana se dispone de él para estar bien comunicados. Es un avance tecnológico que nos permite comunicarnos con fluidez, ahorra muchísimo tiempo en los trabajos, recibimos información y formación y podemos realizar tareas a un solo click que nos ayudan en el día a día. Hasta aquí todo bien y parece que solo se desprenden bondades de su uso.

Como lo utilizamos todo el día, a medida que lo usamos creamos un hábito mental. Nuestra mente se habitúa a mirarlo continuamente y cada vez la frecuencia aumenta. Además del wassapt, los motivos para mirarlo y las aplicaciones parecen no tener fin, facebook, instagram, twitter, y un infinito etcétera. Cuando nos aburrimos rápidamente acudimos a él sedientos de comunicación. Día a día vamos creando una tendencia en nuestra mente que parece normal y beneficiosa pero en realidad se ha convertido en el enemigo nº 1 de la concentración.  Y ¿por qué? Si todo el mundo lo mira todo el día y yo lo necesito para el trabajo, ¿Cómo me puede perjudicar?

Aquellos que entrenan su concentración y quieren mejorarla saben que cuando la mente está agitada con un montón de pensamientos no es posible alcanzar un nivel de concentración adecuado. No te sale nada, la tarea más sencilla se convierte en algo difícil porque estás disperso, empiezas una cosa y pasas a otra y al final no acabas ninguna, vamos saltando de una tarea a otra sin control alguno. Este mismo patrón es el que estamos desarrollando fuertemente al utilizar el móvil sin control. Como resultado nuestra mente no para, de un sitio a otro, y ¿qué ocurre cuando necesitamos concentrarnos para estudiar o aprender algo? Que nos resulta difícil, rápidamente perdemos la concentración y empezamos a pensar en otras cosas, leemos algo y tenemos que volver a leer porque aparecieron otros pensamientos que nos robaron la concentración que habíamos conseguido. No estamos tranquilos en ningún momento; recuerdo en un curso que había una persona a mi lado inquieta que se movía mucho y le pregunté «¿qué te ocurre? ¿no estás aprovechando el curso?» Y me dijo: “ya, es que ahora tengo que mirar el wassapt y me habrán llegado un montón de mensajes.” Esta vorágine de comunicación nos genera ansiedad y tensión, estamos inquietos buscando nuestra dosis de móvil, hasta que no lo miramos no se reduce nuestra ansiedad, igual que las personas adictas necesitan su dosis de droga.

El uso controlado del móvil nos ayuda en nuestra vida y si lo miramos en momentos puntuales del día se convierte en un amigo, pero si abusamos de él y pasa a controlarnos a nosotros se convierte en un enemigo. Tú decides ?

Muchas gracias por leernos, si piensas que le puede ayudar a alguien compártelo,

Feliz día.

Resultados rápidos

A veces, debido a las prisas, queremos resultados rápidos y empezamos a estudiar el temario directamente porque pensamos que de otra forma estamos perdiendo el tiempo.

Como buscamos resultados rápidos lo más directo es leer el temario y ya está. Cuando nos ponemos directamente a estudiar el temario sin preparar nada los resultados son a corto plazo, por lo general duran un día. Al día siguiente se nos olvida. Si tenemos en cuenta la curva del olvido sabemos que la mayor parte de la información se pierde al día siguiente de haber estudiado algo. Por lo tanto, esta forma de estudiar sin preparar nada hace que olvidemos con facilidad y que después tengamos dudas.

Puede parecer que realizar las fases del estudio como subrayar, resumir, mapas mentales.. es lo más lento, pero en realidad es lo más rápido y efectivo. Si no lo hacemos andamos perdidos por el temario, sobre todo cuando tenemos temarios extensos. Aunque lo sabemos, a la hora de llevarlo a la práctica nos cuesta y es normal. No estamos acostumbrados y cuando realizamos los resúmenes, por ejemplo, dedicamos mucho tiempo al principio por lo que tenemos la sensación de pérdida de tiempo. Al no ver los resultados inmediatos, nos desanimamos y acabamos haciendo lo de siempre.

También ocurre al realizar asociaciones mentales. Al principio nos cuesta y nos lleva tiempo crearlas. No nos damos cuenta de que es un proceso normal de aprendizaje y hasta que no se realiza repetidas veces y te familiarizas con él no lo realizas de forma fluida y rápida. Como todo aprendizaje requiere esfuerzo, no es algo automático, ni podemos esperar resultados mágicos en un minuto. Si perseveramos y nos familiarizamos con las técnicas adecuadas compruebas que ha merecido la pena la inversión de tiempo que te ha llevado aprenderlas porque después la rapidez y seguridad que te ofrecen es superior a la que tenías antes.

Desde aquí te animamos a que inviertas tu tiempo en prepar bien el temario y utilices las herramientas adecuadas en función del tipo de examen que tengas, esto no te asegura el éxito al 100% pero te acerca bastante.

Muchas gracias por leernos, si piensas que le puede ayudar a alguien compártelo.

Feliz día

 

La memoria como un almacén

La-memoria-como-almacén

Podemos comparar la forma en la que utilizamos nuestra memoria al de un almacén.

Vamos a encontrar 3 tipos de almacenes:

La memoria como un almacén moderno

Es amplio, la información está ordenada correctamente y se puede acceder muy rápido a cualquier lugar.

Este tipo de memoria-almacén es el que utilizamos los memorizadores. Tenemos técnicas que nos permiten crear armarios y estantes en nuestra mente; así podemos almacenar la información de forma ordenada y acceder a ella fácilmente. Si crees que tienes poca memoria o si estás estudiando, tal vez sería una buena idea que utilices este sistema de almacenamiento.

La memoria como un almacén antiguo

Tiene menos espacio y no siempre encontramos lo que buscamos. A veces tenemos la sensación de que nuestra memoria ya no funciona como antes, que olvidamos muchas cosas o que cuesta almacenar nuevos recuerdos. Tu memoria está funcionando como un almacén antiguo.

La memoria trastero

Es el caos. Lanzar información y luego esperar que aparezca cuando lo necesitamos. Malos hábitos pueden convertir nuestra memoria en un trastero sin ningún tipo de orden.

Lo bueno es que estés donde estés, y aunque creas que tienes una mala memoria, puedes convertir tu memoria en un almacén moderno. El primer paso para conseguirlo es proponértelo y hacer las acciones que te permitirán mejorar tu memoria.

Miguel Ángel Vergara te lo explica en este vídeo:


Un saludo y hasta pronto!

Plantar la semilla

Las expectativas

Siempre digo la profesión de profesor es muy agradecida, lo que pasa que a veces, el agradecimiento viene al cabo de un tiempo. Llevo 8 años como profesor de formación profesional y otros tantos en academias.

Cada cierto tiempo te encuentras con algún antiguo alumno, siempre son muy agradables estos encuentros y muchas veces es sorprendente la evolución de la persona.

En cualquier clase hay un conjunto de intereses y de expectativas de cada uno. Se trata de ponerlas en consonancia y llegar a un punto de equilibrio. Un ejemplo muy claro en el que se ve esto:

Doy unas clases a profesores de un programa Erasmus, vienen desde Grecia. Visitan la ciudad, empresas, museos, institutos y les doy un curso. Si nunca has ido a Barcelona, uno de tus intereses será hacer turismo, está claro. Después está el interés del organizador o de la persona que viene a controlar que todo se hace según lo previsto, el interés del profe… Se trata de buscar un buen equilibrio para que todos lo pasemos bien, porque al final, se trata de pasarlo bien con lo que hagas.

La semilla siendo profe

Estuve durante un par de meses (inolvidables) dando clases de tecnología en ESO (sí, sí, hormonas con patas que dicen algunos). Fue muy duro. Al cabo de unos meses, cuando ya estaban con el profesor titular, me pasé a saludar. Cual fue mi sorpresa cuando una masa de alumnos de primero de ESO se abalanzaron sobre mí a darme un abrazo y preguntarme si iba a volver. Alumnos a los que había castigado, y que pensaba que me odiarían, venían a abrazarme.

Con alumnos más mayores me ha sorprendido la evolución: que venga un antiguo alumno a dar una charla a tus alumnos o incluso nos pida alumnos para contratarlos. Es bonito ver como van haciendo su camino, ver como me superan en muchos aspectos y pensar que he puesto mi granito de arena en esa evolución.

Cada profesor pretende facilitar unos conocimientos mediante unas actividades, y también, intentamos transmitir unos valores: constancia, visión, pasión, emprendimiento… Muchas veces plantamos la semilla y esperamos que crezca inmediatamente, pero es necesario un tiempo para que germine.

Conclusiones

De todo esto saco unas lecciones que quiero compartir.

  • No te tomes los desplantes como algo personal. En este caso, cada cual hacía su papel.
  • Cuando hagas algo hazlo de corazón.
  • Busca un punto de equilibrio entre los diferentes intereses.
  • Cualquier evolución necesita un tiempo.
  • Planta la semilla y algunas germinarán en algún momento.

Y tú, ¿has visto germinar muchas semillas?

Gracias por seguirnos, y hasta pronto!

Beneficios de la memoria

Una pregunta habitual es ¿en qué te beneficia entrenar la memoria? la respuesta es siempre la misma…… en todo.

La memoria está presente en todas las actividades que realizamos. En la vida cotidiana la necesitamos para no olvidar lo que tenemos que hacer a continuación o lo que estábamos haciendo. En el trabajo, si no  la utilizamos, se nos olvidan las cosas y podemos tener problemas. En los estudios es imprescindible para retener lo que hemos aprendido…. A pesar de influir de forma directa en nuestra vida a veces nos cuesta prestarle atención y la dejamos descuidada  porque pensamos que no es importante.

El sedentarismo físico lo vemos de forma muy clara, al hacer el mínimo esfuerzo cuesta mucho trabajo. Hay también otro tipo de sendentarismo, en este caso también podemos ser sedentarios mentalmente y al igual que el físico produce unos efectos, cuando necesitamos aprender algo, si no le hemos prestado atención a la memoria podemos tener dificultades para retener información.

Si dedicamos un tiempo a cuidar nuestra memoria después ella cuidará de nosotros, quizás ahora no le demos importancia pero a medida que pasa el tiempo se vuelve cada vez más valiosa.

En Escuela de la Memoria te animamos en la medida que puedas a prestarle atención y cuidarla para que te ayude en aquello que necesites. Lo vemos en este vídeo:

 

Gracias por leernos.

Feliz día.

¡Qué rollo trabajar en verano!

Trabajar en verano

Para muchos estudiantes verano es sinónimo de trabajo. Ese trabajo de verano en el que pagan poco pero en la etapa de estudiante parece mucho, ese trabajo que nos hace dudar entre unas vacaciones de fiestas o unas vacaciones de trabajo. Un trabajo de verano se puede convertir en una buena experiencia de la que aprendas mucho y que, por muy terrible que sea, puedes sacar alguna parte positiva. Trabajar en verano tiene sus pros y sus contras, los vemos:

Pros y contras de trabajar en verano

A un lado de la balanza tenemos la imagen idílica del verano: Playa, piscina, fiestas y amores de verano…

En el otro lado de la balanza aparece la posibilidad de trabajar en verano. Pero:  ¿Es un rollo trabajar en verano?

Lo primero que piensan muchos es en el dinero, pero no es lo único que podemos conseguir en un trabajo de verano. Experiencia, relacionarse con gente nueva, conocer desde dentro como funciona esa empresa, incluso sacar ideas para tus proyectos. Piensa que emprender un proyecto no es solamente aplicar unos conocimientos técnicos, hay que vender ese producto o servicio. Y aunque consigas un trabajo de verano de un sector completamente diferente, vas a ver como funciona ese negocio, ese proyecto que algún día alguien puso en marcha.

Tu decides

Tú tienes que tomar la decisión. Valorar los pros y los contras en tu caso concreto. Eso sí, decidas lo que decidas: APRENDE!

No desaproveches la oportunidad de hacer unas actividades diferentes durante unas semanas. Las vacaciones no deben ser sinónimo de no hacer nada, conviértelas en la posibilidad de hacer cosas diferentes.

Comparto contigo este vídeo en el que te explico con un mapa mental qué puedes sacar de trabajar en verano (o de no hacerlo).

Aprovecho para desearte unas felices vacaciones que puedas convertir en lo que más te llene.

¡Hasta pronto!

Call Now Button
WhatsApp chat