118. El Efecto Alter Ego: cómo podemos aplicarlo al estudio

Ir a descargar

Hoy analizamos el libro «The alter ego effect» de Todd Herman para buscar las claves sobre cómo ser más eficientes en el estudio y conseguir un altísimo rendimiento.

Descarga nuestro ebook y apúntate a nuestra newsletter con contenido de valor

el REGALO que buscas 🙂

Cómo hablar en Público. 10 Tips Claves

Exponer o hablar en público es un trance que a veces nos intimida demasiado y hace que perdamos la concentración fácilmente. Así que aquí te daremos 10 consejos para que no se te olvide absolutamente nada en tu próxima exposición.

1.- Debes es ser muy organizado/a. Días o semanas antes de la charla, cuando empiezas a prepararla, es importante que anotes bien todas las ideas y escribas puntos claves que luego te permitan repasarlos con facilidad.

2.- Apóyate en una técnica de memorización. Para que no olvides estos puntos clave puedes usar una técnica de memorización como un palacio de la memoria, un acrónimo o un palacio corporal. De esta forma te resultará más sencillo recordar cuál es ese punto a clave tratar.

3.- No abuses de la memorización. Está bien que recuerdes los puntos claves e incluso que los escribas en una diapositiva para que puedas mirarlos rápidamente y evocar ese tema, pero a partir de ahí es esencial que el tema puedas desarrollarlo por ti mismo con tus propias palabras.

Verás que los temas que más conectan son los que cuentan historias, así que será de mucha utilidad que lo desarrolles con tus propias palabras. Esto no quiere decir que no practiques antes, de hecho tendrás que practicar durante los días y semanas previas, pero una vez llegue el momento de la presentación, expón con tus propias palabras. Verás que te sale más natural y no tienes esa necesidad de recuperar toda la información que en muchos casos puede hacer que pierdas la concentración.

4.- Visita previamente la habitación o espacio donde se va a dar la charla. ¿Por qué? porque esto te va a facilitar ponerte en esa situación. Ponerte de pié en el lugar donde tienes que dar la charla te hará entrar en confianza previa para el momento que tengas que hacer la exposición.

5.- Controla el tiempo. Es importante que tengas a mano un reloj o que tengas un cronometro a la vista para saber en cada momento que punto de la charla deberías estar.

6.- Toma pausas que te den aire. Las pausas gramaticales quedan muy bien y hacen que el público preste atención, pero además te puede dar unos valiosos segundos para recuperar esas ideas y relajarte.

7.- Integra los incidentes. Si ocurre alguna distracción, por ejemplo, si alguien tose o se cae algo, no intentes ocultarlo. Ríete, señala con humor esa distracción e intégrala. Esto te hará conectar con el público y hará que estés menos incómodo.

8.- Mira a todo el público. Y hablando de incomodidad, cuando hables con el público no te centres en una sola persona. Es terriblemente incómodo para ambos. Ve buscando mejor caras amables en el público y ve haciendo un barrido visual y ve contando la charla como si fuera de un amigo a otro.

9.-No estas solo. Piensa que el resto de gente que esta ahí, tus compañeros, tienen que salir a exponer y tienen miedo igual que tú. Incluso si quieres verlo, puedes retarlos con alguna pregunta en la que tengan que levantar la mano. ¡Cuando veas el terror en sus caras pensado que les vas a preguntar te sentirás bastante mejor! porque sabrás que no estás solo.

10.- Utiliza tus nervios a tu favor. Cuando sientas esa sensación de fuego en el estómago y que los nervios empiezan a invadirte, utilízalo como potenciador para contar con pasión ese tema.

Siguiendo todos estos consejos ya verás como tu próxima charla es un éxito

No te pierdas el vídeo donde lo explicamos todo

¡Buena suerte memorión!

Cómo Estudiar SIN TENER GANAS. 5 TRUCOS

¿Te cuesta ponerte a estudiar?

¿Te cuesta ponerte a estudiar? A que sí.
Bueno no te preocupes ya que eso es algo muy común que nos ha pasado a todos. Y por eso en este post te voy a dar unos consejos con los que vas a aprender a sobreponerte a la pereza y puedas estudiar incluso sin tener ganas.

Acá te voy a dar cinco trucos para crear un hábito de estudio a prueba de bombas que te permita poder con cualquier tema y vencer a esa pereza de una vez por todas.

1) Busca siempre el camino de la menor resistencia.

Es muy común encontrar esa resistencia mental que nos hace pensar que no lo sabemos hacer bien o no lo podemos hacer bien por más que nos esforcemos.

Cuando queremos que las cosas salgan perfectas desde el principio ¿Cuál será el camino de menor resistencia? Si estás resumiendo un tema o estás tomando apuntes y ves que no te acaba de salir o no tienes la idea clara ¡Da igual! ¡Ponte a escribir lo que se te ocurra en ese momento!
No será algo perfecto, no estará tan bien y muy probablemente vas a tener que corregirlo más adelante.

El iniciar con cualquier cosa te va a ayudar así que no importa si te toca estudiar sin tener ganas, inicia sin presionarte demasiado a ti mismo. Date la posibilidad ahora para hacer las cosas un poquito mal. Ya verás que luego cuando los retomes así, lo harás con mucha más fuerza y velocidad y esto te va a dar la facilidad necesaria para y continuar.

Es más piensan lo que hacen los dibujantes. Cuando empiezan a dibujar la figura humana, no empieza como una impresora a dibujar perfectamente todos los detalles. El ilustrador hace un círculo que va a ser la cabeza, lo dibuja con una cruz en medio para saber dónde van los ojos, la nariz y empieza a dibujar líneas muy toscas que luego va depurando.

Tú tienes que hacer lo mismo con tus sesiones de estudio. Si te sientes atascado tienes que empezar con algo muy básico, escribir algo que no esté necesariamente bien pero empieza y ya verás lo bien que luego va funcionando todo.  

» Date la posibilidad ahora para hacer las cosas un poquito mal. Ya verás que luego cuando los retomes así, lo harás con mucha más fuerza y velocidad. »

2) Céntrate solo en una tarea.

Aquí lo que vamos a hacer es tener un recordatorio visual. Como ya hemos mencionado en anteriores oportunidades, el ser humano no está pensado para trabajar en modo multitarea. ¡No somos máquinas!

Entonces para no salirnos de ese camino, vamos a poner por ejemplo si tenemos que resumir un tema o si tenemos que repasar una asignatura en concreto, vamos a notarlo en una libreta la cual tendremos siempre a la vista. Si la podemos fijar a la pared o si tenemos una pizarra lo podemos escribir y vamos a dejar ahí para estar siempre enfocados porque al final va a ser como nuestro mantra. Si estamos estudiado sin tener ganas, en el momento que intentemos pasar otra tarea lo que vamos a hacer es una visualización rápida al recordatorio visual y este nos va a reconducir al buen camino.

»En el momento que intentemos pasar otra tarea lo que vamos a hacer es una visualización rápida al recordatorio visual y este nos va a reconducir al buen camino. »

3) Si te ves muy agobiado, sal a dar una vuelta.

Puedes pensar que vas a perder el tiempo con esto. Quizá ahora mismo tu oposición está muy cerca y que tienes que aprovechar todas las horas del día porque si no, no llegas a todo.
Esto es contraproducente. Muchas veces si estamos en la situación de bloqueo, por mucho que estemos mirando el papel como si lo estuviésemos adorando no va a pasar nada, vamos a perder el tiempo y vamos a estar más agotados y si aparte debemos estudiar sin tener ganas, esto va es a crear un círculo vicioso. Lo mejor es cambiar de actividad.

Sal un rato a dar una vuelta, preferiblemente por algún entorno natural. Puedes visitar un parque o algún sitio que tenga árboles, una fuente o un estanque. Incluso dar una vuelta por el mar te va a ayudar a oxigenarte mejor. Los sonidos propios de la naturaleza, los vientos de los árboles, los pájaros que van a ayudar a relajarte, es un sedante natural.

¡Cuando vuelvas verás que todo está mejor y vas a conseguir centrarte mucho más! Seguro lo agradecerás. No es una pérdida de tiempo, estás invirtiendo ese tiempo en que tu cerebro funcione mejor y esté más despejado.

»Si estamos en la situación de bloqueo, por mucho que estemos mirando el papel como si lo estuviésemos adorando no va a pasar nada, vamos a perder el tiempo… Lo mejor es cambiar de actividad. »

4) Limpia tu mesa, sé muy pulcro.

Aquí no hablo de empezar a limpiar la mesa hasta que quede impecable, no van por ahí los tiros.
Me refiero a la simplicidad, vamos a ser muy minimalistas. ¡Hay que tener en la mesa justo lo que necesitamos!

Recuerda que una tarea que a la vez disfrutamos nos permite centrarnos en ella misma. Debemos eliminar de la mesa, de nuestro campo visual todo lo que no vayamos a necesitar. Si vamos a estudiar sin tener ganas una asignatura y ese libro se trata de la misma, se deja sobre la mesa. Si tengo otro libro que voy a estudiar dentro de una hora o algunos apuntes pertenecientes a otra asignatura, todo esto va a un cajón que yo no lo tenga a la vista porque si lo dejo sobre la mesa vamos a tener la tentación en un momento de debilidad de decir: bueno dejo este tema y empiezo a darle una vuelta al otro, pero ya sabemos que esto no tiene nada de bueno. Nos vamos a dispersar y no vamos a cumplir al final con el horario.
¡Así que mucho cuidadito!, la mesa limpia y organizada.

»Vamos a ser muy minimalistas. ¡Hay que tener en la mesa justo lo que necesitamos! »

5) Utiliza Gamificación dentro de tu rutina de estudio.

Esto es un tema que ya hemos tratado bastante en el Podcast además de en Facebook. Hemos hablado de él pero aquí os quiero recomendar una aplicación que a mí me ha gustado mucho y que he utilizado en el pasado que se llama a Habitica. Y ¿en qué consiste esta herramienta?

Básicamente es una especie de juego de rol como los videojuegos que tenemos para la consola, de dragones y mazmorras, espada y brujería. Lo que ocurre es que aquí es que nosotros fijamos una serie de tareas, que al final es una lista de actividades. Cada vez que completamos una asignación como resumir el tema de la situación o preparar una parte un módulo de la programación, si la realizamos, el juego va a permitir que nuestro personaje suba de nivel y gane puntos. También va a ganar objetos y va a desbloquear dos mascotas misteriosas.

No es un juego en sí pero te crea esa necesidad de coleccionar los objetos, de conseguir que tu personaje rinda bien y aparte es una muy buena forma de tener una lista de tareas con las que no se nos pase nada en nuestra rutina y si vas a estudiar y no tienes ganas, esta estrategia te va a venir perfecto.

Acostúmbrate a implementar estos cinco consejos y ya verás como no hay temario que se te resista así que ¡mucho ánimo ya por ello!

Si te ha gustado este post, no te olvides de dejarnos un comentario.

WhatsApp chat