Publicado el

Cómo aprobar un examen [claves prácticas]

aprobar un examen

Cuando se nos acerca el examen para el que nos estamos preparando, comienzan a asaltarnos un millón de dudas ¿Me he preparado bien? ¿Que debería repasar ahora? ¿Cómo me organizo los últimos días? ¿Me saldrá bien? ¿Será un examen complicado?…

Debemos tener en cuenta que cuanto más se acerca el examen más aumenta el cansancio mental, y a su vez este se junta con los nervios produciendo una combinación de emociones y sensaciones que tienen como consecuencia la una disminución de la productividad y el rendimiento, generando falta de concentración, el abatimiento físico y mental, la desmotivación durante los días previos al mismo….

En esta entrada queremos aportarte algunos consejos que pueden ayudarte a pasar por este proceso de una forma más llevadera, y te pueden dar el impulso que necesitas para afrontar con éxito ese examen que tan importante.

1. Ten en cuenta la importancia de tu estado mental en el examen

No le solemos dar la importancia que tiene a la preparación psicológica. Normalmente nos centramos en el estudio de nuestro temario, olvidando que realmente el momento más importante de todo el proceso es precisamente el momento en el que nos examinamos, o sea el momento de la prueba, a la cual habitualmente llegamos agotados, sin energía y sin motivación.

Toma conciencia de que tu estado mental en el examen puede tener un peso importante sobre tu rendimiento en el mismo, y por lo tanto sobre tu calificación.

2. Practica para el examen

Muchos estudiantes llegan al examen sin haber hecho exámenes de prueba, ni preguntas de auto-evaluación, y por lo tanto sin conocer qué tipo de preguntas se encontrará, o qué formato tendrán estas preguntas. Si no hemos tenido forma de ver preguntas de años anteriores, o no se nos han facilitado preguntas de auto-evaluación (algo poco habitual), entonces es lógico… pero si hemos tenido la oportunidad y no la hemos aprovechado, esto puede ser un error grave.

Tengamos en cuenta que muchas veces las preguntas se suelen repetir de unos años para otros…, pero esto es lo de menos, lo más importante es que a través de las preguntas podemos comprender el grado de detalle con el que tenemos que memorizar un temario concreto, así como la importancia que se le dan a los diferentes conceptos o temas, en función de la cantidad de preguntas relacionadas con estos.

3. Trabaja bajo presión

Haz simulaciones lo más parecidas posible al examen para el que te estás preparando. Evalúate en condiciones similares a cómo te evaluarán en la prueba oficial, o sea que si en el examen dispondrás de 90 min  para contestar 100 preguntas, realiza las simulaciones en estas condiciones, ya que esto quiere decir que tendrás menos de 1 min para responder a cada pregunta, por lo que necesitas tener soltura y haberte preparado mentalmente para esto.

4. Cuídate los días previos

Estar descansado, mentalmente activo, hidratado y nutrido, es imprescindible para que tu memoria y concentración funcionen correctamente.

Cuida especialmente el descanso y ten en cuenta que el sueño desempeña a nivel psicológico una serie de funciones relacionadas con el aprendizaje y consolidación de la memoria, por lo que pasarte noches enteras estudiando y sin dormir, es poco productivo…

5. Ten estrategias para responder preguntas

En otros artículos ya hemos hablado de este tipo de estrategias. En este punto te voy a dar algunos consejos fundamentados en estudios y estadísticas significativas, sobre qué preguntas suelen ser falsas o correctas en un examen tipo test. Sospecha de lo siguiente:

  1. Si una respuesta es notoriamente más larga probablemente será la correcta. (Sucede porque estas alternativas de respuesta suelen estar más matizadas y suelen tener contenido literal).
  2. La alternativa que dice “todas las anteriores son correctas”, suele ser correcta. (Es mucho más fácil generar alternativas correctas que falsas, por lo que este tipo de preguntas facilitan el trabajo a los examinadores que desarrollan las alternativas a las preguntas).
  3. La alternativa que dice “todas las anteriores son falsas”, suele ser falsa. (Esto se basa en las mismas premisas que el consejo anterior).
  4. Las alternativas que contienen las palabras “nunca” o “siempre”, suelen ser falsas. (Esta rotundidad en las afirmaciones es una estrategia utilizada por los examinadores con mucha frecuencia para generar alternativas falsas).
  5. Si la alternativa no tiene una concordancia de género o número con el enunciado de la pregunta, esta será falsa. (O sea que si por ejemplo el enunciado se formula en plural y la respuesta en singular… esta alternativa será falsa. Y ocurre exactamente lo mismo con el género).
  6. Las alternativas de respuesta con errores ortográficos son respuestas falsas habitualmente. (Las respuestas falsas suelen ser más improvisadas y se les da menos importancia, por lo que los errores ortográficos en este tipo de preguntas son mucho más comunes que en las alternativas correctas, las cuales suelen revisarse con mayor frecuencia).
  7. Y por último, ten en cuenta que dos preguntas del examen sobre el mismo contenido, en ocasiones te pueden dar la respuesta a alguna de ellas. (En ocasiones podemos ver, por ejemplo, alternativas falsas compartidas entre preguntas, lo cual puede darnos la respuesta por eliminación a alguna de las preguntas).

Espero que estos consejos te ayuden. ¡Suerte en tu examen!

3 comentarios en “Cómo aprobar un examen [claves prácticas]

  1. Muchas gracias Manuel. Tus consejos son magníficos. Lo aplicare en mi próximo examen. Gracias

    1. Gracias Nadia por tu comentario 🙂

  2. Gracias muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *