Publicado el Deja un comentario

Método y actitud, claves del éxito

Método y actitud claves del éxito

Quiero empezar este artículo transmitiendo lo que para mí es una realidad absoluta. Todos nosotros, salvo excepciones, nacemos con un potencial casi ilimitado. Nuestras posibilidades son increíbles y, por eso, debemos encontrar la forma de exprimir al máximo esa “naranja”. Gracias a ello conseguiremos los mejores zumos. Esa naranja de la que os hablo no es otra cosa que nuestra mente. Ahí radica nuestra fuerza.

En Escuela de la Memoria he aprendido dos cosas fundamentales. No basta con tener unas capacidades innatas con las que supuestamente hayamos nacido. No creo mucho en eso. Evidentemente, es cierto que genéticamente podemos estar más o menos predispuestos a la obtención de determinados éxitos o fracasos, pero si hay algo que de verdad os va a hacer grandes es MÉTODO y ACTITUD.

No dudes en esto que te voy a decir: tú eres un caballo ganador. Pero de nada sirve esa afirmación o esa realidad si no eres capaz de canalizar y transformar toda esa energía hacia un propósito claro.

tú eres un caballo ganador

En Escuela de la Memoria te vamos a enseñar y demostrar algo que tal vez puede cambiar tu vida y que es una realidad maravillosa. Debes saber que muchas veces “un pequeño cambio lo cambia todo”.

La actitud que tú tengas ante lo que está por venir depende, en gran parte, de ti. Son muchos los ingredientes que van a conseguir que tu actitud sea óptima.

Lo primero que tienes que tener son las ideas muy claras. Debes fijar unos OBJETIVOS concretos, bien definidos y realistas. No se trata de llegar a la luna en un salto; nadie podría conseguir eso por muy buena actitud que tenga. De lo que se trata es de conocer nuestras opciones y actuar con toda nuestra fuerza y determinación para que el resultado sea exitoso.

Otro ingrediente primordial que va a forjar nuestra actitud es la DISCIPLINA. Como ya hemos hablado en algún artículo, la pereza nos va a degradar como personas. Conseguirá que seamos seres incompletos e inferiores, y acabará aniquilando nuestros sueños y objetivos. Por el contrario, si conseguimos tener una actitud disciplinada ante la vida y no desfallecemos en nuestro empeño, todo resultará más fácil. Es importante resaltar algo aquí: la disciplina es prima-hermana de la planificación. Antes de iniciar cualquier esfuerzo, cualquier actividad o ejercicio mental, debemos tomarnos un tiempo para reflexionar. En ese proceso de meditación tendremos en cuenta varios factores. ¿Cuánto tiempo estamos dispuestos a sacrificar por conseguir nuestro objetivo? Si nos hacemos esta pregunta, ya tomamos consciencia de lo importante que es establecer una rutina de trabajo.

Es vital que establezcamos unos hábitos de comportamiento saludables. Las rutinas nos van a ayudar mucho en eso. Establezcamos una hora temprana para levantarnos después de haber tenido un buen descanso, concretemos cuántas horas de estudio o trabajo específico vamos a necesitar. De lo que se trata no es de estudiar un número máximo de horas, sino de que esas horas de estudio sean óptimas y muy provechosas. De nada nos va a servir una sesión de 6 horas de estudio seguidas si finalmente nuestra mente solo está preparada para asimilar 3. ¿Qué quiero deciros con eso? Que tras unas horas de esfuerzo nuestra mente va a necesitar dispersarse y evadirse un rato de esa tarea. Los descansos aquí son primordiales.

Un último ingrediente del que se va a nutrir la actitud es lo que yo llamo ENTORNO. Debemos procurar que nuestra mesa o lugar de trabajo esté enfocada a la tarea que vamos a desarrollar. Nada puede distraernos de nuestro cometido. Eso implica, por supuesto también, aislarnos de ruidos externos, móviles, u otras cosas que puedan distraer nuestra atención. Os vuelvo a repetir: no importa el número de horas, sino el rendimiento que obtengamos de esas horas.

Nada puede distraernos de nuestro cometido

Si nuestros objetivos están claros, bien definidos, y nuestra motivación es la óptima, entonces estaremos preparados para iniciar la carrera. Tenemos un 50% conseguido. A partir de ahora entra en juego algo en lo que os podemos ayudar muchísimo. A nivel personal lo he podido comprobar muy rápidamente. Si a vuestra actitud le sumáis una metodología efectiva vais a ser imparables.

En Escuela de la Memoria os vamos a dotar de las herramientas, armas y estrategias imprescindibles para que vuestras horas de esfuerzo se multipliquen y alcancéis cualquier propósito que tengáis en mente. Tal vez sea un examen concreto, una oposición, un reto… Esta metodología os va a servir para muchos aspectos de vuestra vida, no únicamente para el estudio y el trabajo.

Si seguís con nosotros aprenderéis a memorizar mejor, a memorizar más rápido, a resumir mejor, a hacer mejores esquemas de trabajo… En definitiva, a conseguir una estructura mental capaz que os diferenciará del resto.

Y recordad: La diferencia entre éxito y fracaso se resume en método y actitud ☺

Publicado el Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.