Publicado el

El diario metacognitivo para el estudiante

En nuestros artículos nos gusta aportaros herramientas y estrategias testadas, con las que el estudio y la memorización, pueden hacerse más fácil y con mayor eficacia. Concretamente en este post, os hablamos de la utilidad de un diario metacognitivo para el estudio.

Antes de nada necesitamos saber qué es un diario metacognitivo. Pues bien, podemos decir que es un diario o bloc de notas, en el cual registramos todo lo que consideramos interesante sobre nuestro proceso de aprendizaje. O sea, dicho de otra forma, es un diario en el cual realizamos anotaciones sobre nuestras dificultades, carencias, nuestros principales problemas al estudiar, y también sobre las estrategias que mejor nos funcionan a la hora de organizarnos, mantenernos concentrados, de memorizar, elaborar un temario…

Un diario metacognitivo nos ayuda a conocernos mejor como estudiantes, a la vez que nos permite comprender cuales son nuestras necesidades durante el proceso de aprendizaje. De esta forma, puede impulsarnos para mejorar nuestra eficacia en el estudio, ya que nos ayuda a poder reconocer nuestros hábitos positivos, así como nuestros posibles puntos débiles.

Para utilizar bien esta herramienta, debemos tenerla cerca durante las sesiones de estudio (para poder realizar anotaciones en cuanto lo consideremos necesario), pero especialmente debemos realizar nuestros registros después de la sesión de estudio, aprendiendo a evaluar cuales han sido las variables que nos han ayudado a rendir, y cuales nos han supuesto un handicap durante el proceso de aprendizaje.

Podemos darle a nuestro diario metacognitivo el formato que consideremos más interesante para nosotros, ya que es totalmente personal, y solo nosotros debemos entenderlo. Por lo que podemos ir realizando anotaciones sin ningún tipo de orden, simplemente añadiendo reflexiones y descubrimientos que vayamos haciendo. Sin embargo a pesar de ser una herramienta muy personal y versátil, consideramos que es aconsejable tener nuestro diario metacognitivo dividido en dos secciones. La sección “POSITIVA” y la sección “NEGATIVA”.

De esta forma, en la sección POSITIVA escribiremos todo aquello que consideramos que debemos hacer, o tener en cuenta durante la sesión de estudio (o incluso antes). Incluimos cualquier cosa, tanto claves relacionadas con la organización o la concentración, como con estrategias de selección de la información, elaboración, o memorización del temario. Por ejemplo, en esta sección podemos incluir anotaciones como (tengamos en cuenta que son reflexiones personales):

-Dar un paseo para despejar la mente antes de la sesión de estudio.

-Estudiar por las mañanas (me mantengo más concentrado).

-Poner tapones para los oídos para aislarme del ruido.

-Organizar la sesión antes de comenzar a estudiar.

-Comenzar realizando esquemas y trabajando las ideas generales del tema (me ayuda a comprender y memorizar mejor).

Subrayar utilizando 3 colores (1º para…, 2º para…, 3º para…).

-Realizar descansos a cada 30 min (poner alarma, para descansos de 5-10 min).

-Para la memorización literal de leyes, utilizar “X” tiempo para el trabajo específico con “X” herramienta.

-Memorizar esquemas y organigramas con el palacio de la memoria.

-….

Por el contrario, en la sección NEGATIVA escribiremos todo aquello relacionado con hábitos negativos y cosas que no debemos hacer durante la sesión (o incluso antes). Por ejemplo podemos incluir anotaciones como (tengamos en cuenta que son reflexiones personales):

-Tener cerca elementos distractores (móvil, ordenador, televisión…).

-Comer en exceso antes de estudiar (genera cansancio y desconcentración).

-Ponerme objetivos demasiado ambiciosos.

-Pretender avanzar demasiado rápido (termino no comprendiendo).

-Estudiar en casa (estudio mejor en la biblioteca).

-Intentar memorizar todo en detalle desde el principio (necesito antes una idea global).

-…

De esta forma podemos, en un simple golpe de vista, ver cuales son las principales estrategias o hábitos que nos pueden ayudar, y por contra cuales son contraproducentes y nos hacen perder el tiempo.

A pesar de que pueda parecer una herramienta simple, un diario metacognitivo es realmente valioso, por varias razones. Entre ellas podemos destacar dos:

1º Habitualmente los errores se suelen repetir muy a menudo, y podemos reducirlos considerablemente si llevamos un registro.

2º Además ñas estrategias que nos funcionan se suelen perder con el tiempo si no quedan registradas, o se consolidan adecuadamente a través de una practica rigurosa.

Por supuesto el diario metacognitivo es solo una herramienta, no una metodología de estudio. En Escuela de la Memoria Hemos desarrollado diferentes cursos en los que exponemos metodologías de estudio completas. Si quieres conocerlas puedes acceder a nuestra Tienda Online.

¡Comienza a utilizar esta poderosa herramienta desde ya mismo, y aprende a conocer tus principales necesidades en el estudio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *