Publicado el Deja un comentario

¿Se puede leer más rápido? 📖 Lectura rápida

Lectura rápida

Una percepción que tienen las personas que no han entrenado la lectura rápida es que ya van a su máxima velocidad. Pero realmente se puede aumentar la velocidad de lectura, y no hablamos de aumentar un 20 o un 50%. Hablamos de multiplicar por 3 o por 4 la velocidad de lectura.

Lectura Rápida vs Memoria Rápida

Me gusta hacer la comparación de la lectura rápida con la memoria rápida. En las pruebas de memoria rápida tienes que leer muy rápido, memorizar y después demostrar que te acuerdas escribiéndolo en el mismo orden.

En este vídeo veíamos a Miguel Ángel Vergara batir dos récords mundiales en las pruebas de decimales y binarios en un segundo:

Es un ejemplo de lectura rápida porque para memorizarlos, previamente hay que leerlos. Solamente leer los números es una hazaña. No hablamos de memorizarlos.

El proceso de la lectura rápida es muy similar. Se trata de leer y entender la información a toda velocidad. Una duda común sobre la lectura rápida es si tenemos capacidad para leer a mayor velocidad. Cuando miras a tu alrededor te llega muchísima información, lo que sucede es que te llega la información de otra forma y es más fácil procesarla. De una escena que dura un segundo se pueden explicar muchas palabras.

¿Cómo aprendemos a leer?

Cuando iba a preescolar me enseñaron las vocales, después alguna consonante que unía a las vocales formando algunas frases como «mi mamá me mima». El esfuerzo que hace un niño que lee así es tremendo, primero tiene que distinguir las letras, después formar sílabas, palabras y finalmente la frase. El esfuerzo es grande y la comprensión es pequeña. Después, con la práctica, aprendemos a leer palabra por palabra de un golpe de vista, aumenta la velocidad y la comprensión. Y por lo general, allí nos quedamos.

Con las técnicas de lectura rápida, se consigue reducir el número de fijaciones de los ojos sobre el papel para leer varias palabras de golpe. Al principio se consigue mantener esa velocidad de lectura durante unos minutos y luego, mediante entrenamiento, se consigue mantener velocidades que rondan las 1000 palabras por minuto, o lo que es lo mismo, multiplicar por 3 o por 4 una velocidad estándar. ¡Y lo importante! Con buena comprensión, incluso mayor que leyendo lento.

Si no conoces la lectura rápida te animo a que visites nuestro curso de lectura rápida, y como siempre, con garantía de satisfacción.

Publicado el Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.