¿Disfrutas estudiando oposiciones?

Estás realizando el estudio para ser funcionario, la pregunta clave es: ¿disfrutas estudiando oposiciones? Si no es así, quédate a leer este artículo.

Piensa durante unos segundos en disfrutar de un examen.

Te debe haber parecido curiosa la propuesta anterior. Seguramente has pensado que es algo imposible y contradictorio. ¿Cómo se puede relacionar el disfrute con un examen? Aunque parezcan dos conceptos opuestos, debes abrir tu mente y tratar de unirlos.

Piénsalo. Si consigues quitarte toda la presión, acabarás disfrutando y dando lo mejor de ti. Una estrategia para conseguirlo es hacerte una pregunta a ti mismo: ¿qué es lo peor que puede pasar? Ponte en el supuesto de la peor opción que puede ocurrir al realizar ese examen. Imagínate detalladamente cómo vivirías esa situación; no tengas miedo de pensarlo.

¿Qué puede pasar si no apruebas la oposición, si no sacas la plaza que tanto deseas? Seguramente llegas a la conclusión de que, simplemente, te quedarás igual, como estás en estos momentos. Y si lo piensas fríamente, tampoco será igual del todo: habrás aprendido a vivir esa experiencia y también habrás adquirido unos conocimientos que, aunque no hayan sido suficientes para conseguir tu plaza, te llenarán como persona.

Y si te sigues preguntando, ¿qué pasará si me quedo igual? Quizás ya tengas un puesto de trabajo decente o puedas conseguir uno mejor sin necesidad de haber aprobado esa oposición. Date cuenta de que aún y pensando todo desde la visión más negativa, nada puede resultar catastrófico para tu vida ☺

Otra pregunta que te puedes hacer es “¿Por qué y para qué?”. Has emprendido un nuevo camino, y eso tiene un motivo. Debes recordarlo cada vez que te pongas a estudiar. Recuerda que luchar por ese motivo te hará crecer, ser una persona fuerte.

Quizás tu frustración es debida a que no notas que aprovechas bien el tiempo. No eres tan productivo como te gustaría llegar a ser, y eso hace que no disfrutes estudiando oposiciones. Debes analizar si este es tu caso. Pregúntate:

  • ¿Sé estudiar?
  • ¿Estoy aprovechando el tiempo?
  • ¿Estoy siendo una persona productiva?

Si afirmaste las tres preguntas anteriores, la cosa solo puede ir para bien. Si alguna te falló, analiza entonces cómo puedes mejorar.

Quizás debas cambiar tu método de memorización, modificar tus estrategias de repasos… Todo ello tiene que ver con la técnica de estudio. Tal vez no estés usando la más adecuada y eso te haga no disfrutar al ver que no avanzas con tu objetivo. Si no sabes cómo estudiar, aunque puedas llegar al mismo resultado, difícilmente logarás pasártelo bien.

Por último, me gustaría que te preguntaras lo siguiente: “¿Tienes pasión por lo que estás haciendo?” Porque si solo te fijas en el resultado final y no en el camino que hay que recorrer para llegar a él, lamento decirte que te resultará muy complicado disfrutar hasta alcanzar tu objetivo.

Es muy importante que aquello que quieras conseguir te apasione, ya que es la única manera que tienes de estar dispuesto a recorrer ese camino, ese “sacrificio”. Y lo pongo entre comillas porque no debes tomar el sentido literal de la palabra. No será un sacrificio debido a lo poco agradable que es, sino que lo será en referencia al esfuerzo que requerirá de ti, a la perseverancia que deberás tener, y a las horas que deberás dedicar.

Recuerda, sentir pasión por lo que haces es lo esencial para poder llegar donde tú quieres.

Si quieres disfrutar de tu preparación, descarga aquí nuestro eBook gratuito Recetas para estudiar mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.