La memoria como un almacén

Podemos comparar la forma en la que utilizamos nuestra memoria al de un almacén.

Vamos a encontrar 3 tipos de almacenes:

La memoria como un almacén moderno

Es amplio, la información está ordenada correctamente y se puede acceder muy rápido a cualquier lugar.

Este tipo de memoria-almacén es el que utilizamos los memorizadores. Tenemos técnicas que nos permiten crear armarios y estantes en nuestra mente; así podemos almacenar la información de forma ordenada y acceder a ella fácilmente. Si crees que tienes poca memoria o si estás estudiando, tal vez sería una buena idea que utilices este sistema de almacenamiento.

La memoria como un almacén antiguo

Tiene menos espacio y no siempre encontramos lo que buscamos. A veces tenemos la sensación de que nuestra memoria ya no funciona como antes, que olvidamos muchas cosas o que cuesta almacenar nuevos recuerdos. Tu memoria está funcionando como un almacén antiguo.

La memoria trastero

Es el caos. Lanzar información y luego esperar que aparezca cuando lo necesitamos. Malos hábitos pueden convertir nuestra memoria en un trastero sin ningún tipo de orden.

Lo bueno es que estés donde estés, y aunque creas que tienes una mala memoria, puedes convertir tu memoria en un almacén moderno. El primer paso para conseguirlo es proponértelo y hacer las acciones que te permitirán mejorar tu memoria.

Miguel Ángel Vergara te lo explica en este vídeo:


Un saludo y hasta pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad