Teoría vs práctica… Hoy en día disponemos de muchísima información acerca de todo. Con solo un click accedemos a cualquier ámbito y tenemos la sensación de estar informados.

En ocasiones pensamos que la teoría ya la sabemos, pero cuando llega el momento y  nos enfrentamos a ello ¿qué ocurre? que hay fallos, lagunas y errores. ¿Por qué? Porque descuidamos algo clave: la falta de aplicación.

Por ejemplo; en el caso de las técnicas de memorización, hay personas que ya las conocen o les suena, pero eso no significa que las apliquen de manera efectiva. Hay casos en los que hemos practicado una o varias veces y como nos ha costado esfuerzo lo hemos dejado y optamos por el camino aparentemente fácil, que es el de no aplicar técnica alguna. Si no utilizamos técnica, la inversión de tiempo que tendremos que hacer al final será mayor y perderemos efectividad.

No solo basta con conocer la técnica teóricamente, si no la aplicamos en nuestro temario y nos familiarizamos con su uso no servirá de nada. Sería como intentar saciar nuestra sed únicamente viendo como cae el agua de una fuente. A medida que practicamos con ellas nos resultará más fácil y crearemos una tendencia en nuestro cerebro. Ésta tendencia nos servirá de ayuda y facilitará el aprendizaje de nuevo conocimiento. Con la práctica reiterada al final nos saldrá de manera natural.

Gracias por estar aquí, si te ha gustado compártelo.