¿Disfrutas estudiando oposiciones?

Disfrutar de las oposiciones

Estás realizando el estudio para ser funcionario, la pregunta clave es: ¿disfrutas estudiando oposiciones? Si no es así, quédate a leer este artículo.

Piensa durante unos segundos en disfrutar de un examen.

Te debe haber parecido curiosa la propuesta anterior. Seguramente has pensado que es algo imposible y contradictorio. ¿Cómo se puede relacionar el disfrute con un examen? Aunque parezcan dos conceptos opuestos, debes abrir tu mente y tratar de unirlos.

Piénsalo. Si consigues quitarte toda la presión, acabarás disfrutando y dando lo mejor de ti. Una estrategia para conseguirlo es hacerte una pregunta a ti mismo: ¿qué es lo peor que puede pasar? Ponte en el supuesto de la peor opción que puede ocurrir al realizar ese examen. Imagínate detalladamente cómo vivirías esa situación; no tengas miedo de pensarlo.

¿Qué puede pasar si no apruebas la oposición, si no sacas la plaza que tanto deseas? Seguramente llegas a la conclusión de que, simplemente, te quedarás igual, como estás en estos momentos. Y si lo piensas fríamente, tampoco será igual del todo: habrás aprendido a vivir esa experiencia y también habrás adquirido unos conocimientos que, aunque no hayan sido suficientes para conseguir tu plaza, te llenarán como persona.

Y si te sigues preguntando, ¿qué pasará si me quedo igual? Quizás ya tengas un puesto de trabajo decente o puedas conseguir uno mejor sin necesidad de haber aprobado esa oposición. Date cuenta de que aún y pensando todo desde la visión más negativa, nada puede resultar catastrófico para tu vida ☺

Otra pregunta que te puedes hacer es “¿Por qué y para qué?”. Has emprendido un nuevo camino, y eso tiene un motivo. Debes recordarlo cada vez que te pongas a estudiar. Recuerda que luchar por ese motivo te hará crecer, ser una persona fuerte.

Quizás tu frustración es debida a que no notas que aprovechas bien el tiempo. No eres tan productivo como te gustaría llegar a ser, y eso hace que no disfrutes estudiando oposiciones. Debes analizar si este es tu caso. Pregúntate:

  • ¿Sé estudiar?
  • ¿Estoy aprovechando el tiempo?
  • ¿Estoy siendo una persona productiva?

Si afirmaste las tres preguntas anteriores, la cosa solo puede ir para bien. Si alguna te falló, analiza entonces cómo puedes mejorar.

Quizás debas cambiar tu método de memorización, modificar tus estrategias de repasos… Todo ello tiene que ver con la técnica de estudio. Tal vez no estés usando la más adecuada y eso te haga no disfrutar al ver que no avanzas con tu objetivo. Si no sabes cómo estudiar, aunque puedas llegar al mismo resultado, difícilmente logarás pasártelo bien.

Por último, me gustaría que te preguntaras lo siguiente: “¿Tienes pasión por lo que estás haciendo?” Porque si solo te fijas en el resultado final y no en el camino que hay que recorrer para llegar a él, lamento decirte que te resultará muy complicado disfrutar hasta alcanzar tu objetivo.

Es muy importante que aquello que quieras conseguir te apasione, ya que es la única manera que tienes de estar dispuesto a recorrer ese camino, ese “sacrificio”. Y lo pongo entre comillas porque no debes tomar el sentido literal de la palabra. No será un sacrificio debido a lo poco agradable que es, sino que lo será en referencia al esfuerzo que requerirá de ti, a la perseverancia que deberás tener, y a las horas que deberás dedicar.

Recuerda, sentir pasión por lo que haces es lo esencial para poder llegar donde tú quieres.

Si quieres disfrutar de tu preparación, descarga aquí nuestro eBook gratuito Recetas para estudiar mejor.

¿Sabes Qué es la Mnemotecnia?

En escuela de la memoria llevamos años enseñando técnicas de estudio y memorización y hasta ahora no hemos enseñado lo que significa la mnemotecnia y su historia.  

Mnemotecnia o nemotécnica vienen del griego Mnémon (el que recuerda) y de Tékhne (arte). Podríamos definirla como un conjunto de técnicas que permiten memorizar rápidamente.

El primer documento escrito sobre el tema narra la historia de Simónides de Ceos, un poeta griego que vivió entre los siglos V y VI antes de cristo, que siendo salvado por los dioses de un derrumbe donde todos los invitados murieron aplastados y desfigurados, puedo recordar la ubicación de cada persona y de esta manera pudieron identificar a los muertos.

Fue el creador de la técnica Loci.

Estos conocimientos fueron olvidados hasta que en la edad media, San Alberto Magno junto a su discípulo, Santo Tomás de Aquino, estudian las obras de Aristóteles y Cicerón y traen de nuevo a la luz estas técnicas.

El uso de estas herramientas de memorización se fue formalizando cada vez más hasta que en el año 1991, Tony Buzan crea el primer campeonato de memorización.

Si quieres conocer mas sobre la historia de la mnemotecnia a lo largo del tiempo, puedes visitar esta página.

¿Y para qué sirve la mnemotecnia? Una de las utilidades más prácticas que aplicamos en escuela de la memoria es para los estudios, para aprender rápidamente y recordar con facilidad.

Estamos de acuerdo que una parte del estudio consiste en memorizar información, en tenerla disponible en tu cabeza para que puedas acceder rápidamente cuando la necesites.

Al final nuestra memoria es lo que nos lleva a actuar o responder de una determinada manera. Seguro has escuchado la frase “somos lo que recordamos” ¿Qué pasaría si borras tu memoria? Pues dejarías de ser tú.

«Somos lo que recordamos».

Es por eso que debemos darle una importancia a nuestra memoria y si con el uso de la mnemotecnia llegamos a memorizar más cosas pues nos vendrá bien incorporarla en nuestro día a día.  

Imagina poder recordar la lista de compra, algún número de teléfono, músculos del cuerpo, artículos legales y mucho más sin confundir la información.

La mnemotecnia te puede ayudar muchísimo a recordar todo ese tipo de datos. También algo que no debemos obviar es que resulta muy divertido sorprender a la gente. El tener una memoria prodigiosa, fuera de lo normal te puede servir para sorprender a las personas en el primer contacto.

El empleo de la mnemotecnia se ha difundido al punto de que existen competiciones para medir quien es el memorizador más rápido del mundo.

Hay varias competiciones de memoria. Tenemos las pruebas de memoria de fondo, unas pruebas en las que hay que memorizar la información durante mucho tiempo, lapsos de 10, 30, 60 minutos y hasta más.

Y otras pruebas en las que hay que memorizar muy rápidamente, por ejemplo la baraja de cartas.

Y ¿en qué consiste en estas técnicas y cómo puedo memorizar mucho más rápido de forma más segura?

Básicamente estas técnicas consisten en relacionar información nueva con información que ya sabemos. Algunas de estas técnicas son los ficheros mentales que se pueden dividir en ficheros numéricos, fichero de colores, fichero de cartas, fichero de nombres, y combinados con él método Loci podremos recordarlos muy bien.

Las diferentes técnicas que utilizamos siempre las ponemos en el marco de ABSUME, que son las cuatro reglas, los cuatro mandamientos de la memoria:

Absurdo: Llamar la atención y despertar las emociones.
Sustitúyelo: Aquello que no puedes visualizar, cámbialo por algo que si puedas observar.
Muévelo: Para que capte tu atención.
Exagera: Tiene que despertar emociones esa visualización que hagas para que la memorización sea más efectiva.

Es importante involucrar todos los sentidos para que la visualización permanezca con mayor facilidad en nuestra memoria. Cuantos más sentidos se involucren, cuanto más exageremos y despertemos las emociones, más fácil será de recordar.

Ahora que conoces el potencial que tiene la Mnemotecnia para ampliar tu memoria, no deberías dudar en emplearla.

Si quieres obtener una guía elaborada sobre como estudiar mejor y mejorar tus resultados, puedes descargar aquí nuestro eBook gratuito.

Nos  vemos en la siguiente entrada.

¿Participar en Clase o Pasar Desaperdibido/a?

Hola memoriones ¿estás estudiando y te da miedo levantar la mano en clase?
Hoy hablamos de participar o no participar en clase, ventajas e inconvenientes. ¡Vamos con ello!

En clase puedes destacar para quedar bien, puedes destacar para quedar mal o puedes no destacar y pasar completamente desapercibido.

Participar en clase cuando el profesor hace una pregunta, por ejemplo, es algo que implica que estás atento en clase. Es algo que ve el profesor y que cuando necesites ayuda o tengas alguna duda, como tú has estado atento en clase y has mostrado interés, el profesor recíprocamente va a mostrar interés por resolver las dudas que tengas.

Hay una frase muy bonita que dice “el que no sabe, no duda”. Si no tienes ni idea de lo que se está hablando en clase, no puedes dudar. Si dudas, es porque te has enterado de algo.

«El que no sabe, no duda».

Participar en clase también te permite más adelante (y lo hemos hablado varias veces en escuela de la de la memoria) a formar grupos buenos de trabajo. O sea, si destacas en clases, resulta que otras personas que también destaquen querrán unirse contigo porque piensan que vas a responder.

Cuidado con las preguntas que hacemos en clase. Una cosa es preguntar las dudas, hacer algún aporte y otra cosa es ser el repelente de la clase y el repelente de la clase.

El repelente es aquella persona que tiene que preguntar sí o sí aunque sea una soberana estupidez lo que el profesor está diciendo, aunque diga algo que no tiene nada que ver con el tema que se está tratando en la clase.

También puede suceder que el profesor se equivoca en clase (todos nos equivocamos somos humanos nos podemos equivocar), ¿cómo le corriges? ¡no vayas de listillo, no vayas de sabelotodo! No vayas a machacarle porque se ha confundido algo. Más bien, de una forma humilde, da tu opinión “ostras encontrado esto en internet que contradice lo que has dicho” o “profe, tenía entendido que funcionaba de una manera diferente por algo que había leído”. Seguro puede haya alguna matización. Entonces esta intervención es algo con lo que puedes quedar bien.

Aunque también depende de a quién se lo dices. Hay profesores que aceptan más fácilmente las críticas que otros y esto es así porque cada persona es diferente. Entonces también es bueno que conozcas un poquito al profesor, que veas cómo le sienta tu interacción en clase. Si sientes que con tu corrección el profe te mira mal, lo mejor es que nos sigas por ese camino.

El caso extremo contrario sería aquella persona que no dice nada en clase. Aquella persona que el profesor ve cada día pero que llega a final de curso y no conoce ni su voz.

No es bueno pasar demasiado desapercibido, no es bueno que no te conozcan ni el profesor, ni los compañeros, aunque seas tímido te recomiendo que participes algo en clase.  No dejes que esa timidez te impida hacer nada. Entonces si eres tímido, si te da cosa levantar la mano, pon el valor y pruébalo.

Te animo a levanta la mano a ver qué pasa. Seguro el primer día puede que no te sientas bien y el segundo día puede que tampoco, pero cuando lo hayas hecho unas cuantas veces vas a notar que es mucho más fácil.

Yo conozco a muchos casos de personas que tenían timidez, que no se sentían cómodas hablando en público o levantando la mano en medio de la clase, pero que después de haberlo probado unas cuantas veces han ganado mucha soltura y además te digo que hay una habilidad que es la de hablar en público. Expresarte delante de otras personas es algo que te abren muchísimas puertas.

¡Así que ya sabes! Lo mejor es participar en las clases.

Si quieres mejorar tus habilidades y tu confianza, descarga aquí nuestro eBook gratuito Recetas para estudiar mejor.

¿Cuánto tiempo debo estudiar?

chica estudiando

A menudo nos planteamos preguntas referentes a cuánto tiempo debemos estudiar de cara al estudio de un examen u oposición.

¿Cuánto tiempo debería estudiar diariamente? ¿Me dará tiempo a estudiar todo lo que necesito? Este tipo de preguntas pueden llegar a tener un efecto paralizante en ocasiones. El no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea inseguridad e impotencia, y podemos acabar distrayéndonos en estos pensamientos de tal manera que no rindamos adecuadamente.

no saber si nos dará tiempo a abarcar todo el estudio nos crea una inseguridad

Si te sientes identificado, sigue leyendo, porque en este artículo te vamos a dar respuesta a esas preguntas  y también algunos consejos para aprovechar mucho mejor tu tiempo.

En primer lugar, debes tener en cuenta que existen múltiples factores que influyen para saber cuántas horas necesitamos para estar preparados de cara al examen. Pero aunque estos factores son muchos, en realidad son dos de ellos los que más nos condicionan. Os hablo del tamaño del temario y de la velocidad de avance.

Claves para rendir en el estudio

Centrándonos en la primera de las variables mencionadas, el tamaño del temario, podríamos decir que es algo invariable. ¡Nada más lejos de la realidad!
Podemos reducir la cantidad de temario para conseguir ahorrar una parte considerable de tiempo.

Un buen consejo que te doy para conseguirlo es que no prepares más temas de los que realmente necesitas. En gran cantidad de exámenes, vamos a poder escoger qué preguntas queremos contestar y qué temas queremos desarrollar. En una oposición, por ejemplo, tras un sorteo, se escogen varios temas a desarrollar y siempre hay una mínima libertad de decisión. Una idea es realizar un cálculo matemático que te permita saber cuántos temas debes estudiar para tener la probabilidad a tu favor sin estudiar materia extra.

Imagínate que en tu oposición, de 60 temas que incluye, se escogen por sorteo 3. De esos 3, tú puedes escoger uno para responder o desarrollar. Tras realizar los cálculos adecuados, es fácil deducir que consigues una probabilidad de casi el 90% si NO estudias la mitad de los temas. ¡Eso es una probabilidad muy alta! Te aconsejo que hagas este tipo de cálculos de cara a decidir los temas que estudiarás.

Sabiendo el tipo de examen al cual nos enfrentamos y jugando un poco con la probabilidad, podremos decidir qué material descartamos y de esa manera conseguiremos reducir la cantidad de información a memorizar. Y en nuestros cursos tenemos precisamente un software que nos facilita este cálculo.

Otra clave para estudiar mejor tiene que ver con seleccionar aquella información que consideremos más relevante o más útil.

Utilizaremos el subrayado, el cual debe suministrarnos una imagen visual que nos proporcione información rápidamente y debe conducirnos al desarrollo de todas las ideas. Una idea que te doy es usar diferentes colores o marcar de diferente manera cada dato dependiendo del tipo que sea, para así conseguir una información más visual y llamativa.

Llegamos ahora a la segunda variable mencionada anteriormente. ¿Cómo podemos mejorar nuestra velocidad de memorización o de avance? Principalmente, la respuesta a la pregunta dependerá del tipo de memorización que tengas que hacer sobre el temario y de qué tan buena sea la técnica que uses para estudiar y memorizar.

Las 3 formas de memorizar

Existen 3 formas de memorizar, hablando a grandes rasgos. Una de ellas es la memorización comprensiva, que se puede considerar la más rápida, pues solo depende de que entiendas el contenido que te ofrece el texto.

Pero en el momento en el que entran datos como fechas o notas muy concretas, pasaríamos a hablar de memoria asociativa. Existen diferentes estrategias mnemotécnicas que nos permiten memorizar cualquier dato (ficheros mentales, palacio de la memoria, diversas técnicas asociativas…).

Y por último, el caso más complicado y extremo es la memorización literal, que aunque sea más difícil de llevar, también se pueden aplicar sistemas y técnicas para memorizar hasta el último punto del texto.

Tengo que decirte que lo único que necesitas para mejorar en cualquiera de las 3 clases de memoria que te acabo de exponer es nada más y nada menos que una BUENA TÉCNICA.

¿Cuánto tiempo debo estudiar antes de un examen?

Te recomiendo un ejercicio que te ayudará a saber el tiempo que necesitas para preparar un examen.

Debes coger un tema que represente de manera aproximada el estudio que conlleva cada uno de tus temas, este sería un tema promedio. Tras escogerlo, debes memorizarlo y analizar a su vez el tiempo que te lleva cada fase del estudio. Y a partir de ahí, solo deberás multiplicar el tiempo invertido por el número de temas que tengas.

Incluso es mejor que lo multipliques por 2, pues siempre pueden surgir imprevistos y, además del estudio, hay que reservar un tiempo para el repaso de todos los temas, ya que si no se refrescan, pueden ser olvidados con cierta facilidad.

Espero te haya gustado este artículo. Si quieres comprometerte y mejorar tus habilidades de estudio te hemos preparado especialmente este eBook. 

¡Hasta pronto! Nos vemos en la siguiente entrada.

Cómo ser más productivo en Cuarentena.

Ante la nueva actualidad que vivimos frente al Covid 19, conocido como Coronavirus, muchas de nuestras actividades de costumbre han empezado a cambiar ya que debemos acatar una cuarentena y así disminuir la curva de infectados por esta peculiar virus. Pero esta pandemia nos ha hecho cambiar nuestros hábitos disminuyendo la productividad y la motivación así que acá vamos a contarte cómo ser más productivo en Cuarentena.

Como especialistas en técnicas de estudio hemos llegado a tres puntos claves que han hecho que nuestra productividad disminuyera y como hacer para cambiarlos. ¡Vamos con ellos!

Insomnio en Cuarentena y los malos hábitos

Insomnio en cuarentena.

Es muy común que estos días mucha gente este padeciendo insomnio. Esto es precisamente por la ruptura de los hábitos antiguos ya que nuestras antiguas rutinas han cambiado casi por completo.

El humano es un ser de costumbres, así que debido a la situación actual hemos empezado con nuevas acciones las cuales poco a poco se van transformando en rutinas. Si entre nuestras nuevas acciones se encuentra acostarnos tardes, poco a poco nuestro cuerpo se va a acostumbrar a este nuevo hábito.

Otro factor que puede causar el insomnio es la incertidumbre. Seguro nuestro sueldo ha empezado a variar o no sabemos como actuar próximamente. Ya de esto hablaremos en el punto tres pero te adelanto que las oportunidades las aprovechan quienes están preparados para la ocasión.

«El humano es un Ser de costumbres.»

¿Qué podemos hacer para evitar el insomnio?

Hay dos factores fundamentales sobre los cuales podemos influir para reestructurar nuestro hábito de sueño.

El primero es levantarnos siempre a la misma hora. Como ya no tenemos responsabilidades como antes y tenemos libertad casi total de nuestro tiempo, no nos importa a qué hora podemos despertar. Nos da igual despertar unas horas más tardes, al fin y al cabo no tenemos horarios que cumplir.

Lo que sucede en este caso es que nuestra mente empieza a acostumbrarse a que no pasa nada si nos acostamos más tarde, ya que podremos dormir más tiempo para recuperar. Pero si empezamos a despertarnos a una hora fija, en principio posiblemente no descansemos lo suficiente y ya nuestro cuerpo verá que debe descansar más temprano para poder dormir las 8 horas recomendadas de sueño.

El segundo factor es condicionar la cama solo para dormir. Ahora solemos pasar más tiempo en la cama, bien viendo el móvil o la televisión, o usando el ordenador, cosas que antes no hacíamos o que ahora hacemos en mayor medida, nuestra mente empieza a relacionar la cama con un espacio para realizar diferentes actividades, no solo dormir. Es aquí donde viene el peligro pues si nos acostumbramos a usar la cama para múltiples cosas, cuando vayamos a dormir no nos dará sueño.

¿Por qué hablamos sobre el tema del sueño en los hábitos? Porque es muy importante estar descansados para ser más productivos en cuarentena y en cualquier otro momento. El dormir bien está relacionado con la memoria y con el aprendizaje. Solemos pensar que el sueño es un proceso pasivo y de descanso, pero en realidad es un proceso activo necesario para que se establezcan nuevas sinapsis y adquirir nuevos conocimientos. Entonces no es solo importante la cantidad de horas dormidas sino la calidad de las horas de sueño y sabemos que las mejores horas para dormir son por la noche.

¿Cómo evitar perder tiempo en las redes sociales?

Otro de los malos hábitos es que ahora todo el mundo está viendo mucho mas la tele, usando mucho más el móvil y pasando mucho tiempo en las redes sociales. Con esto hay que tener cuidado pues al ser seres de costumbres, estas rutinas que estamos haciendo se van incorporando a nuestro estilo de vida y perder mucho tiempo en las redes sociales o en la televisión nos hará menos productivos al día.

Por eso consideramos fundamental que incorpores ciertos horarios para el uso de dispositivos y de esta maneras controles la cantidad de horas a las que estas expuesto cuando los utilizas. Si mides el tiempo que usas estos dispositivos podrás ser más productivo en cuarentena.

Metodología para buenos hábitos

Por último sobre los hábitos mencionamos la metodología. Tener una buena técnica nos permitirá avanzar mas rápido en nuestras actividades. Si quieres aprovechar esta cuarentena para aprender una nueva habilidad o si estabas estudiando para una prueba u oposición lo mejor es hacerlo usando una técnica efectiva.

Actualmente con la incertidumbre, muchas actividades se han pospuestos y esto se traduce a menor cantidad de estrés. Al tener menos estrés y tener más tiempo libre empezamos a divagar en diferentes actividades, muchas relacionadas con lo que está haciendo nuestro círculo social. Por eso la importancia de rodearse con personas inspiradoras. Recuerda que somos la media de las cinco personas con las que más nos rodeamos y si nuestro círculo social está viendo muchas series es muy probable que caigamos en esa tendencia. Es importante tener nuestros objetivos claros.

Si quieres desarrollar una metodología efectiva para la consecución de objetivos te hemos preparado especialmente este Ebook para tener mejores hábitos. Apresúrate a descargarlo totalmente gratuito.

Motivación en Cuarentena. La falta de Recompensa

Motivación en cuarentena y recompensas.

Este es un tema muy importante también ya que necesitamos una motivación intrínseca para lograr los objetivos que nos hemos propuesto. Necesitamos una motivación que salga puramente de nosotros sin un detonante externo.

No basta una motivación sencilla, como voy a estudiar esta carrera porque tiene más salida laboral o voy a hacer ejercicio para verme bien, o voy a aprender un nuevo idioma porque lo quería aprender de pequeño/a. Las motivaciones sencillas suelen desvanecerse ante las mínimas dificultades y esta cuarentena ha hecho que muchas personas con motivos básicos hayan perdido sus energías o posterguen mucho su avance.

«Las motivaciones sencillas suelen desvanecerse ante las mínimas dificultades.»

Los Cinco Porqués de Toyota

Un método que te recomendamos son los Cinco Porqués de Toyota. Este es un método usado por expertos ejecutivos para mejorar la productiva y los podemos utilizar. Los cinco porque de Toyota sirven para hacer un análisis introspectivo y ver el por qué queremos en realidad hacer determinada tarea.

La técnica consiste en que nos preguntemos 5 veces el por qué.  Por ejemplo, ¿Por qué quiero estudiar ingeniería informática? A la primera respuesta, que podría ser porque me gustan los ordenadores, le hacemos la siguiente pregunta ¿Por qué me gustan los ordenadores? Y a la segunda respuesta, que puede ser porque con ellos puedo crear software, le hacemos la siguiente pregunta ¿Por qué quiero crear software? Así hasta llegar al quinto nivel.

Con cada respuesta de un por qué, siendo sinceros y reflexionando la respuesta en su totalidad, podremos llegar al núcleo de realmente lo que nos mueve. Teniendo claro el verdadero por qué queremos realizar determinada actividad, no tendremos razones para no hacerla.

Superar retos

Otra cosa a tener en cuenta es que necesitamos retos para lo que vamos a aprender, debe suponer un desafío. Algo comprobado científicamente es que cuando un tema a aprender es muy sencillo, este puede empezar a aburrirnos. También si el tema es muy mecánico de estar repitiendo y repitiendo, nuestra mente se va a ir a otro lugar mas interesante porque este le parecerá muy aburrido.

Las tareas que hagamos deber tener cierto grado de dificultad. Si son muy difíciles nos pueden abrumar y nos causarán un bloqueo mental, si son muy fáciles nos pueden aburrir. Entonces debemos generar un equilibrio. Si vemos que no es interesante el tema, hagamos que sea interesante, si lo vemos muy fácil, vamos a complicarlo un poco.

Generar Feedback positivo

Necesitaremos también un feedback inmediato sobre la actividad que estamos realizando. Es algo que se trabaja en la dinámica de los juegos ,en la gamificación o cualquier juego físico.

Imagina jugar un partido de fútbol o de básquet y no saber cuántos puntos llevas sino hasta el final del partido. ¡Que aburrido y difícil sería saber quién va ganando! además que no impulsaría en nada a la motivación.

¿Cómo aplicamos esto a nuestras vidas? Lo mejor es hacer una especie de competición. La competencia la podemos hacer de varias formas, podemos por ejemplo ponernos las preguntas de nuestro temario en tarjetas para hacer un juego tipo trivial y jugar con amigos o con otros compañeros que también quieran aprender el tema que estas estudiando. Lo mismo podemos hacer con sesiones de estudio conjuntas por videoconferencia y desafiarnos a  ver quien consigue estudiar más, quien consigue llegar a más capítulos o quien consigue resolver más problemas en un tiempo determinado.

Esto te puede servir como una motivación y un ligero estrés por querer ganar. Pero si quieres hacerlo tú solo también sirve, solo que cuando competimos contra nosotros es fácil hacernos trampas así que para evitar caer en eso es necesario llevar un registro diario de lo que hacemos y buscar mejorar ese 1% cada día.

Un truco para potenciar esto es canjear nuestros puntos por una recompensa. Imagina que tienes una lista de 4 tareas por realizar hoy, pueden ser limpiar la casa, aprender 15 palabras en otro idioma, hacer ejercicio y estudiar 1 hora sobre un tema de interés. Si logras completar estas 4 tareas pues te recompensas con puntos puntos que puedes canjear. Con estos puntos que vayas ganando puedes comparte algo rico para comer, o a lo mejor ver una película de tu interés.

¿Qué hacer ante la incertidumbre?

Actualmente nos están escribiendo muchos alumnos pues a raíz de la cuarentena y algo que nos parece muy curioso es que hay algunas personas que en esta situación de incertidumbre en las que no sabemos qué va a pasar con las oposiciones no sabemos si habrá exámenes, como evaluarán las universidades y demás institutos, pues me resulta muy curioso que algunas personas están aprovechando esta situación para prepararse con más ganas de cara a los exámenes y hay otras personas que están bloqueadas.

Buscando por internet incertidumbre nos hemos encontrado con un vídeo que me ha gustado mucho de Juan Menéndez Granados. Es un explorador Asturiano una de una de sus hazañas es recorrer el polo sur. Hacer 1200 kilómetros en bicicleta además con autosuficiencia. Es decir que el mismo lleva la comida que va a consumir durante su viaje.

Charla TEDx Incertidumbre, adversidad y miedo. Juan Menéndez Granados.

No creo que exista una situación de más incertidumbre que a la que él está sometiéndose. Comentaba Juan Menéndez en el vídeo que lleva la comida necesaria para hacerlo en un tiempo que tenía previsto de 42 días. ¿Qué es lo que pasaría si me entretengo en el camino? ¿Si me da pereza levantarme? Pues que si demoro mucho tiempo no me van a llegar los víveres.

Podemos usar la frase de Einstein “La imaginación es más poderosa que el conocimiento” para extrapolar el caso de Juan Menéndez a nuestra situación. Podemos imaginar que tenemos un tiempo limitado para aprender esa nueva habilidad, ese nuevo temario y así tener rutinas que nos ayuden cumplirlo en el tiempo establecido.

Si antes te estabas preparando para unas oposiciones o unos exámenes y te paraliza el no saber cuándo serán las fechas y la incertidumbre que provoca esta situación, ¡hay un error fatal aquí! y es que te consideras una persona muy planificadora. Te gusta tener todo planificado de inicio a fin. Si hay una ruta a seguir ¿Qué pasa si me salgo de la ruta? No hay que dejar el camino, solo hay que retomarlo.

En esta situación de incertidumbre no podemos planificar a largo plazo, lo cual no significa que no se puedan mantener los objetivos. Lo que varía aquí es el tiempo y la ventaja que tendremos será nuestra preparación previa.

Entonces pasemos de pensar a largo plazo y empecemos a pensar a corto plazo. ¿Cuáles son los objetivos diarios que poco a poco me acercarán a mi objetivo?

Para terminar lo voy a decir es que en las crisis aparecen grandes oportunidades además de que en estos momentos es cuando nos conocemos a nosotros mismos. Es muy fácil que en una situación normal hagamos lo que estamos acostumbrados a hacer o lo que los demás hacen, pero recuerda, cuando el camino se hace duro, solo los duros caminan.

Descarga gratis el Ebook que hemos preparado para ti para que le saques provecho a esta cuarentena.

Hábitos de Estudio – Cómo Ser Más Productivo y dejar de Procrastinar durante la CUARENTENA (LIVE ⭕)

El Número PI (π) Y Cómo Memorizar Números.

¿Que es el número PI?

¡Memoriones atentos! 3,14159265358979323846… ¿podrías memorizar números como este?

¡Es el número PI!
Podríamos quedarnos toda la vida recitando decimales del mismo y no acabaríamos nunca ya que tiene infinitos decimales.

Soy José María Bea de escuela de la memoria y hoy te explico cómo memorizar números tan largos como el número pi y además de una forma rápida y divertida.

Por suerte en clase no nos obligan a memorizar más allá del redondeo 3,1416, pero seguro que tienes que memorizar muchos otros números en tu día a día, especialmente si estás estudiando.

Piénsalo ¿tienes que memorizar muchos números en tus estudios? ¿En qué momento tuviste que memorizar más números? voy a darte algunas pistas

Me encuentro que entre los alumnos de escuela de la memoria es habitual tener que memorizar muchos números, especialmente los opositores. Te pongo algunos ejemplos:

– Fechas
– Datos
– Constantes físicas
– Números de artículos

Y si bajamos a un mundo más terrenal…

– Teléfonos
– Códigos
– Contraseñas
– Cumpleaños

Y otras cosas que no memorizamos pero que no estarían nada mal, por ejemplo, el número de la tarjeta de crédito, el número de la cuenta bancaria o el de la seguridad social.

Memorizar números supone una dificultad extra porque son datos que no se pueden visualizar. Puedes ver el número escrito en tu mente pero no te dice mucho, y no puedes imaginar, por ejemplo, 43 puntitos en tu cabeza para memorizar el número 43.

Lo que hacen los estudiantes inexpertos es repetir y repetir y repetir y cuando creen que lo tienen y pasan a escribirlo se confunden o se les olvida.

¿Qué pasó?

Que no era tan seguro y que no lo tenías bien memorizado.

Es fácil confundirse y además no es para nada divertido. Imagina cómo sería tu vida si pudieras memorizar fácilmente cualquier número. ¿Cómo mejorarías en los estudios y cómo te verían el resto de las personas?

Al final del artículo voy a hacerte un regalo con el que podrás memorizar cualquier número de forma rápida y divertida.

¡El día 14 de marzo se celebra el día internacional del número pi!

¡Feliz cumple PI!

Por cierto el número pi es la relación que hay entre el diámetro de una circunferencia y su perímetro. Si tenemos el diámetro alrededor del perímetro nos saldrán tres diámetros y un poquito más; ese poquito más son los infinitos decimales del número pi.

Hace dos años quise rendir un homenaje a este número que ha traído de cabeza a la humanidad durante muchos siglos. Memorice 1010 decimales del número pi.

Lo memorice sobre todo para demostrar que se puede hacer de una forma rápida, sencilla y divirtiéndote.

Durante unos días, lo que hice fue que apague la radio y en mis viajes al trabajo me puse a escuchar decimales del número pi. ¡Desde luego fue más divertido memorizar estos números que escuchar la radio mientras creaba historia tras historia!

Hoy te voy a explicar tres métodos para memorizar fácilmente y así podrás entender cómo memorice los 1010 decimales del número pi batiendo así el récord de España.

Quiero que mires estos 13 números y que los intentes memorizar en 10 segundos

¿Puedes recordarlos?

Vamos con el primer método para memorizar números.

Buscaremos números que nos  suenen de algo. Esto puede ser algo muy personal pero vamos a hacerlo juntos con estos números.

Por ejemplo 555 son los primeros. Es el prefijo de los números de teléfono que aparecen en las películas, así podemos imaginar un teléfono. 25 12 podría ser visto como el 25 de diciembre, el día de navidad y podemos imaginar un árbol de navidad con los adornos y dulces. 2020 es el año en el que estamos que seguramente será recordado por el famoso coronavirus así que podemos ver este virus con su corona y el número 13, que dicen que es el número de la mala suerte, podríamos ver un gato negro.

Hagamos a continuación una historia entre los números. Imagina que estás en una película y suena en el teléfono. Cuándo lo agarramos ¡está frío!. Te avisan que es navidad y hay que colocar el árbol con sus adornos y en lo que vas a colocarlos, los adornos ¡se convierten en coronas muy agudas!, tanto que te pinchas el dedo y al hacerlo aparece un horrible virus con corona. Desde luego has tenido mala suerte. Un gato negro pasa por delante tuyo lo cual te deja mucho mas inquieto.

Fíjate que hemos jugado con los sentidos y las emociones y esto refuerza muchísimo las imágenes que hemos visualizado.

El segundo de los métodos para memorizar números

Consiste en reemplazar cada dígito por una consonante y con ello formar palabras. Es lo que se conoce como el método Herigone. Te dejo aquí una posible conversión:

– El 1 lo convertimos por la t

– El 2 por la n porque tiene dos patitas

– El 3 por la m que tiene tres patitas

– El 4 por la c ya que 4 empieza por c

– El 5 por la L. Podríamos recordar que la letra L mayúscula en romanos es el 50

– El número 6 será la consonante s

– El número 7

– El 8 la ch

– El 9 la v y la b por similitud fonética

– El 0 la R

Fíjate que convertimos los números en consonantes. Te dejo por aquí un vídeo donde te lo explico más detalladamente. Vamos a ver cómo funciona con este ejemplo concreto:

Los números 32 19 65 10 35 ¿en que podríamos transformarlo?
Mira las consonantes con las que lo convertiríamos, ¿se te ocurre alguna palabra?

Vamos con una posible conversión: Mono te veo saltar mal.
Como siempre exageraremos las imágenes para despertar las emociones y memorizar de forma más eficaz esto lo hacemos con el método ABSUME.

Acá puedes aprender más de esta poderosa herramienta.

El tercer método para memorizar números.

Se trata de una variación del método anterior donde ya hemos convertido los 100 números de dos cifras en una palabra. De esta forma la conversión es mucho más rápida.

Este método se llama fichero mental y te pongo un ejemplo: 14 15 92 65 35 conversión posible taco, tela, vino, sal, mula. Como siempre imaginamos una historia entre los números para fijarlos perfectamente en la memoria: ‘’estoy jugando al billar con él taco de billar, la bola cae en una tela al descubrirla sale vino, le tiró un puñado de sal y se lo doy a una mula’’.

Con un poquito de práctica irás a toda velocidad haciendo las conversiones y creando las historias.

Y antes de despedirme te voy a dar el prometido regalo para que te inicies en el uso de estas técnicas. Si conoces a alguien que pueda interesarle mejorar su memoria y técnicas de estudios, puedes comentarle sobre estas técnicas.

Un abrazo memorión y hasta pronto.

Resumen del año 2019 y 100k en YouTube

Acabamos el año cumpliendo un objetivo que nos pusimos para 2019, ¡hemos llegado a los 100.000 suscriptores en YouTube!

Este ha sido un año de cambios en muchos sentidos para Escuela de la Memoria, voy a explicar algunos. Por un lado la consolidación del proyecto, podemos decir que lo que comenzó como un Hobby se ha convertido en un trabajo serio. Hemos constituido una Sociedad Limitada, el equipo sigue creciendo para cubrir todos los aspectos y poderos ofrecer siempre las mejores técnicas y la mejor calidad.

YouTube es una forma fantástica de poder llegar a más gente, explicamos pequeñas técnicas, fáciles de aplicar y que facilitan mucho el estudio. La calidad de los vídeos ha mejorado mucho, ahora tenemos una persona dedicada a ello, Manu Lacueva. Es importante tener vídeos de buena calidad porque facilita mucho que se entienda lo que explicamos, y Manu lo ha conseguido a la perfección. Podéis ver un ejemplo en este vídeo que hemos preparado para celebrar los 100k memoriones que ya nos siguen en el Canal de YouTube:

Nuevos cursos en Escuela de la Memoria

Comenzamos con SuperOpositor. El curso más completo que hemos hecho nunca, y es que gracias al feedback que hemos recibido durante estos años, sabemos perfectamente las necesidades de los opositores. Así que nos pusimos manos a la obra y plasmamos las técnicas de estudio, de memorización, organización, memorización literal, lectura rápida y todo lo necesario para sacar el máximo rendimiento en las oposiciones. Además con una atención a nuestros alumnos constante.

Seguimos con MegaMemorizador, un curso casi tan completo como el anterior donde quitamos la memorización literal e hicimos un seguimiento más generalizado para poder ofrecer el mejor precio. Ha sido un curso con mucho éxito y en poco tiempo, varios alumnos han conseguido sus objetivos. Esto es lo que más nos llena y nos anima a seguir con la misma ilusión que el primer día. Os dejo con el testimonio de Elena, que me encanta, muchas gracias Elena!

Por si fuera poco, acabamos el año con un curso que nos habíais pedido mucho: Ayuda a tus hijos a estudiar. De hecho, muchos de nuestros alumnos se han apuntado a los cursos para ayudar a sus hijos con los estudios, así que decidimos crear un curso específico para los hijos.

También hemos hecho muchas mejoras en los demás cursos, hemos creado y mejorado el software que acompaña a los cursos. Un software que te permite gestionar los repasos, te ayuda con la memorización literal, con la lectura rápida, te dice los temas que tienes que estudiar o te ayuda a memorizar cualquier palabra por difícil que sea. Y con la comunidad que tenemos, muchas de estas herramientas son colaborativas, por lo que las posibilidades se multiplican.

Tus proyectos

Y de cara a este 2020, siguiendo en nuestra tónica, tenemos muchos proyectos. Pero lo importante no son nuestros proyectos, lo importante son los proyectos que tú tengas. Y que luches por ellos, que te dotes de las mejores herramientas para conseguirlos.

Empezar el año con propósitos está muy bien. Yo lo hago siempre y los reviso cada cierto tiempo para tenerlos presentes. Pero más importante que los propósitos, son los hábitos. Los hábitos que tengas te llevarán poco a poco y sin parar hacia tus objetivos.

En este 2020, cuando quieras sacar el máximo rendimiento a tus capacidades, aquí nos vas a encontrar. Si no lo has hecho aún, suscríbete a nuestro Canal de YouTube.

¡A por todas!

Concentrarse en los estudios

Algunas personas se concentran fácilmente cuando estudian, ¡enhorabuena! En cambio, a otras personas les cuesta más llegar a un buen nivel de concentración. Se tiran muchas horas delante de los libros pero con un rendimiento muy bajo. Hoy vemos algunos factores que nos ayudarán a mejorar la concentración en el estudio.

Evitar preocupaciones

Las preocupaciones van a hacer que nuestra mente vaya a ellas continuamente dejando de lado el estudio. Es una utopía no tener ninguna preocupación, pero si las tenemos, debemos intentar dejarlas de lado cuando estudiamos.

Preocupaciones

Descansar

Un buen descanso nos ayudará a sentirnos bien físicamente y rendir más mentalmente. Dormir las horas que tocan y hacerlo a la misma hora hará que nos sintamos descansados y rindamos bien.

Deporte

No nos cansamos de recomendar una práctica regular del deporte, especialmente deporte aeróbico. Te dejo con este artículo donde ya hablamos de ello. Los beneficios ya los conoces: mejora de la memoria, de la concentración y te relaja.

Planificar

Si cuando te pones con el estudio tienes que pensar qué es lo que vas a hacer, perderás mucho tiempo, tu sesión de estudio no será productiva y no se darán las condiciones para que te concentres en el estudio.

Planifica

Un lugar de estudio sin distracciones

Hemos tratado otras veces el lugar de estudio ideal, o si es mejor en casa o en la biblioteca. Una técnica de la que ya hemos hablado mucho y facilita evitar las distracciones y la procrastinación es la técnica del Pomodoro, estudiamos a intervalos cortos y eso facilita mantener la concentración sin llegar al agotamiento.

Rutinas

Tener ciertas rutinas facilita que entres en el «modo estudio». Son muchos los que estudian con música de fondo, si quieres estudiar con música hazlo con músicas que no tengan letra, eso nos distrae porque tendemos a seguir la letra. Yo me pongo mi gorra de concentración, sé que cuando la llevo puesta es mi tiempo de estudio; y más importante, en casa también saben que estoy estudiando.

Y a ti, ¿te cuesta concentrarte?

Cómo resumir correctamente y subrayar

Resumir y subrayar

¿Sabes resumir correctamente?

¿Piensas que sabes resumir correctamente? Aunque lo creas, es posible que tu método no sea el más adecuado, y esto no es culpa tuya.

Desde siempre, nos han enseñado a hacer un tipo de resumen donde se explicita una gran cantidad de información. Prácticamente el resumen para muchos estudiantes llega a ser un plagio del texto original, aunque no lo parezca al comprimir la letra y cambiar algunas palabras a nuestro gusto.

¿Para qué sirve resumir?

¡No podemos permitir que el resumen pierda todo su poder! Te recuerdo que un resumen puede considerarse como una herramienta, pero para nada es el único material de estudio. No tengas miedo a recortar la información y precisar los datos, porque siempre tendrás la opción de remitirte al texto original o al texto trabajado con el subrayado para evitar quedarte con algún tipo de laguna.

Con un buen resumen podrás ver la estructura del tema rápidamente y podrás adentrarte en él y sacar de manera ordenada todos los datos más relevantes del mismo.

No tengas miedo a recortar la información

¿Cómo resumir correctamente?

En primer lugar, habrá que entender el texto, entender qué es lo que nos dice y quiere transmitir. A partir de ahí, nos quedaremos con lo más relevante, y eso será lo que anotaremos en el resumen. Todo aquello que, aunque sí sea importante, se pueda razonar, no será apuntado en el resumen. Piensa que hay muchos datos que son sobrentendidos y fácilmente deducibles por el contexto en el que trabajamos. No es necesario llenar el resumen con información que no es desconocida para nosotros.

La clave es obtener un resumen que, con pocas palabras, pueda llevarnos a deducir el resto de la información. Y ante cualquier duda, recuerda que puedes revisar de nuevo el temario subrayado. Así que, ¡no tengas miedo a recortar!

Es muy importante que entiendas que cualquier texto, por largo que sea, deberás fragmentarlo en párrafos o partes que, unidas, conformarán el total del documento.

En cada parte o párrafo debes visualizar muy bien cuáles son esas palabras clave a partir de las cuales podrás desarrollar la idea. Esa palabra clave te recomiendo que en tu resumen aparezca en mayúscula y subrayada. ¿Qué conseguiremos con eso? Muy sencillo. Cuando cojas ese resumen y quieras repasar la materia estudiada, esa palabra clave va a ser la primera que vas a ver, y gracias a ella vas a adentrarte en toda la historia que la envuelve. Es decir, cuando veas esa palabra, te tiene que venir a la mente todo lo que viene detrás, y es por ello que la llamamos palabra clave.

Te recomiendo que en un párrafo o trozo fragmentado no uses más de una o dos palabras clave.

Serás capaz de ver si el estudio ha sido provechoso si realizas un ejercicio muy fácil: del texto general escribe las palabras clave que hayan surgido en todos los párrafos o fragmentaciones, y comprueba si eres capaz de desarrollar la idea única y exclusivamente con estas palabras.

A modo de ejemplo, imagina que tienes que estudiar y entender estas últimas ideas que te acabo de proporcionar. ¿Cuál podría ser la palabra clave que te ayudaría a desarrollar todo lo expuesto? Precisamente esa, “palabra clave”.

¿Cuál podría ser la palabra clave que te ayudaría a desarrollar todo lo expuesto?

Y déjame darte un último consejo para cuando tu resumen ya esté finalizado y, por supuesto, tengas seleccionadas las palabras clave de todo el texto. Imagina que tienes en total 10 palabras clave. Ello debería darte la posibilidad de desarrollar 10 párrafos o fragmentos que son los que componen el texto que acabas de estudiar y resumir. Lo que te propongo es que escribas todas las palabras clave una detrás de otra y, tras ello, que crees una sola palabra con las iniciales de esas 10 palabras, de forma que consigas un acrónimo. Es posible que la palabra final sea abstracta y difícil de retener. Puedes ayudarte de vocales o letras accesorias para recordarla bien. Por ejemplo, piensa en que las iniciales de tus palabras clave son “PVROSTQCRL”. Tu palabra SuperClave será “PaVoROSaTeQuieroCoRaL”. Si te fijas, las iniciales de las palabras clave están en mayúscula. Así, te resultará más fácil fijar esta palabra SuperClave en tu memoria.

Te lo explicamos en este vídeo:

Y ahora, ¡a ponerlo en práctica! Esperamos que te haya servido de ayuda y buena suerte con tus estudios ☺

Si quieres seguir aprendiendo a estudiar mejor apúntate a nuestro entrenamiento gratuito que empieza hoy 26 de agosto:

http://bit.ly/revolucionatumemoria

Cómo concentrarse para estudiar mejor

Concentración

Aunque quizás tú te concentres sin problemas cuando estudias, no todos los lectores de este artículo lo consiguen. Hoy hablamos de como concentrarse mejor para que puedas estudiar mejor.

Si bien hay gente que piensa que el máximo número de horas darán la máxima efectividad, la realidad no es para nada esa. Lo ideal es optimizar el tiempo para que nuestro rendimiento sea lo más alto posible. Como también analizamos en un anterior artículo, debemos encontrar el equilibrio perfecto entre esfuerzo y resultados. No buscamos la ley del mínimo esfuerzo, sino que ese esfuerzo sea el justo y el necesario para que el resultado sea el óptimo.

¿Cómo podemos conseguir un buen rendimiento? Hay ciertos puntos que consideramos esenciales para lograr concentrarnos en el estudio.

En primer lugar, algo muy importante a tener en cuenta es la planificación. El saber qué es lo que tengo que hacer en cada momento y las tareas que tengo que abarcar en cada sesión ayudará a la mente a centrarse. Ir sin objetivo en nuestras sesiones hará que el estudio no vaya hacia ninguna dirección y sin rumbo y seamos más susceptibles a caer en las peligrosas distracciones.

Algo a aclarar sobre el anterior punto es que debemos programar una planificación siempre considerando un pequeño margen. Planear un calendario o un horario muy estricto hará que nos forcemos más de la cuenta y nos frustremos si no conseguimos abarcar todas nuestras expectativas iniciales.

En segundo lugar, debemos decir que el estudio requiere de nuestra mente, y es por ello que todas las preocupaciones, sensaciones o emociones que ocupen en ese momento en nuestra cabeza influirán de una manera u otra en la calidad del estudio. Es muy importante pues, sentirnos bien mentalmente.

Y no solo mentalmente, ¡sino también físicamente! El llegar muy agotado y cansado a una sesión de estudio hará que no rindamos bien. Uno de los consejos que damos para evitar esto es realizar algún tipo de deporte, pues nos ayudará entre otras cosas a mejorar la concentración y también la memoria.

Por otro lado, y como bien imaginarás, el lugar de estudio es fundamental. Un lugar en el que las distracciones que tengamos estén controladas ayudará a facilitar la concentración. Si eres uno de esos estudiantes que se distraen fácilmente, una técnica que solemos recomendar es la del Pomodoro, que consiste en estudiar en franjas de veinticinco minutos con descansos de cinco. El intervalo de estudio se podría considerar un tiempo reducido el que, al no ver el final tan lejos, se pueden eliminar con facilidad todas aquellas distracciones que tanto incomodarían una sesión de estudio de tres horas, por ejemplo. Además, con esta técnica, en veinticinco minutos no llegamos al agotamiento, cosa que nos beneficia para la posterior sesión que realicemos.

De la misma forma, algo muy útil es alternar las actividades que realizamos para poder sacar el máximo provecho a las sesiones de estudio. Como es lógico, no tienen la misma efectividad dos sesiones de estudio de duración considerable prácticamente seguidas que esas mismas dos sesiones espaciadas con la realización de otra actividad entre ellas, ya sea física o mental. Ir combinando las actividades del día a día sin intensificar ninguna de ellas hará que el estudio sea más profundo y de alto rendimiento.

Os invito pues a que hagáis un esfuerzo por desbloquear la mente de mil formas distintas: deporte, música, aficiones, relajación, técnica… Si consigues ese estado mental ideal te puedo garantizar al 100% que tu rendimiento va a mejorar de forma espectacular, pues es lo que se verá reflejado tras haber optimizado tu concentración durante el estudio.

Te lo explico todo en este vídeo:

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

WhatsApp chat