¿Esto funciona conmigo? Es una duda típica. A ti te sirve y a otros también, pero, ¿seré yo diferente? Son creencias limitantes que vamos aprendiendo, nos vamos poniendo barreras.

Cuando hago alguna prueba de memoria con niños es algo que aún no han aprendido. No se plantean si podrán, si funcionará o si es sólo para superdotados. Se dejan llevar, se divierten. Es muy bonito enseñarles técnicas porque para ellos es un juego.

Sin ser muy conscientes del potencial que tienen las técnicas y ellos mismos, hacen algo tan increíble como memorizar una baraja de cartas sin darse ni cuenta. Porque es un juego.

El 4 de Mayo estuve un año más en el cole de mi hija haciendo una prueba de memoria. Si el año pasado fueron 40 colores, este tenía que ser un reto mayor: Memorización de una baraja de póker utilizando un Palacio de la Memoria. El resultado podéis verlo en este vídeo resumen:

2 cosas para acabar:

Aprendamos de los niños aquello que desaprendimos en su momento.

Si te ha gustado el vídeo suscríbete a nuestro canal, dale a Me Gusta y compártelo.

Gracias por seguir aquí!