A veces nos agobiamos en el examen y no le prestamos atención a la parte final. Si lo acabamos de cualquier forma los resultados serán de cualquier forma.

Antes de entregar el examen podemos recordar estos pasos sencillos que nos ayudarán a que la parte final se adecuada e influya en nuestra nota de forma positiva.

Para poder realizar la parte final nos hemos de haber planificado de forma aproximada y cuando resten 10 o 5 minutos, en función de la duración del examen, le dedicamos este tiempo a realizar los siguientes pasos:

  1. REPASA: ¿cómo debe de ser el repaso? De forma rápida incluyendo preguntas y respuestas. En ocasiones se nos ha pasado una parte de la pregunta con los nervios iniciales o la hemos interpretado mal por lo que la debemos de corregir. La ansiedad provoca que cometamos fallos que si repasamos los podemos detectar con facilidad.
  2. PREGUNTAS EN BLANCO: al repasar volvemos a reflexionar sobre ellas, y si podemos añadir alguna idea la incluimos aunque únicamente sea a modo de resumen. Si está vacía el 0 en ella es seguro. Aunque no sea precisa, el profesor valorará que te has esforzado y que has puesto interés en responderla. No se trata de responder por responder, sino de incluir aquellos puntos o ideas que conozcas de forma clara aunque no sean completos.
  3. REZÁGATE: no tengas prisa en salir, aunque veamos a los compañeros salir no te preocupes, es tu tiempo reservado para el examen y lo debemos de aprovechar al máximo. En la parte final nos pueden venir ideas que al principio, debido a la ansiedad, no recordábamos, éste es un detalle que nos puede hacer subir la puntuación. Estas ideas que nos vienen pueden ser referentes a alguna pregunta que te hayas dejado en blanco, o respecto a alguna que estés repasando y puedas completar, porque al final cuando estás más relajado es más fácil que nos vengan ideas que nos ayuden a completar nuestro examen y mejorar la nota.

Gracias por leernos, si piensas que le puede ser de ayuda a alguien, compártelo.

Felíz día.