Publicado el

Memorias que curan

Los palacios de la memoria tienen muchas utilidades, no sólo para estudiar o almacenar una gran cantidad de datos de cara a las competiciones o para impresionar en un espectáculo. También sirven para curar.

¿A que os habéis quedado en el sitio? No os preocupéis, tened mente abierta y no seáis incrédulos pues al igual que la mnemotecnia se ha demostrado y explicado científicamente, las técnicas de intervención psicológica también funcionan, avaladas por el campo de la psiquiatría. Aquí sólo os explicamos una nueva forma de enfocar ambos métodos y que según experimentos llevados a cabo permite unir psicología y arte de la memoria.

Enumeremos primeramente lo que hasta ahora sabemos del arte de la memoria:

  1. Que mejora la memoria.
  2. Que ayuda a estudiar.
  3. Que ayuda en el día a día sea en casa o el trabajo.
  4. Que entrena el cerebro al usarlo de forma novedosa.
  5. Es divertido.

Por lo que vemos hasta ahí todo bien. Pero según una lista de estudios el arte de la memoria aplicado regular e intensivamente reduce el impacto de los efectos de la vejez sobre el cerebro. Incrementa la creatividad pues al acumular más conceptos en tu cerebro este tiene más ideas para barajar y combinar obteniendo en el proceso nuevas ideas. Mejora los casos de demencia senil temprana cuando se interviene con tácticas de memorización (tal y como Javier Moreno hace actualmente en sus talleres de Memoria en Toledo) o en casos de daño cognitivo o en estudios en los 70 se demostró que usar técnicas de memoria mejoraba el desempeño de personas con bajos niveles de inteligencia debido a múltiples factores genéticos o ambientales, permitiéndoles a una parte de ellos alcanzar la independencia del núcleo familiar.

Ahora con esta lista de hechos demostrados (abajo hemos recopilado artículos en la Red y de publicaciones científicas que contrastan y comentan el asunto) podemos demostrar que el arte de la memoria no sólo mejora en los cinco puntos citados sino que mejora la salud mental de la gente.

Ahora vamos con el siguiente concepto; en el año 2013 se realizo un experimento con 42 voluntarios aquejados con distintos grados de depresión todos ellos bajo terapia psicológica. (Recuerdo que por estructura médica sólo un psiquiatra en aliado con análisis médicos y test puede recetar farmacológicos para tratar una dolencia mental, un psicólogo interviene mediante la palabra).

Entonces a todos ellos se les sometió a una formación en dos fases, la primera parte consistía en enseñar a usar un palacio de la memoria y la segunda a almacenar buenos recuerdos en los puntos principales del recorrido a través de dicho palacio. Tras un tiempo se entrevisto a los pacientes, conclusión; en todos la condición psicológica mejoro ostensiblemente.

Entonces con material recopilado de diversas fuentes de consejo psicológico desde aquí propongo que todo el que lea este artículo obtenga lo que yo llamo “Caja de Herramientas Mental”.

 

Es un palacio de la memoria que nos construiremos para almacenar en los sucesivos puntos del recorrido a realizar técnicas de ayuda psicológica que nos puedan ser útiles en nuestro día a día.

Empezamos por la técnica descrita en el artículo contra la depresión, almacenaremos buenos recuerdos positivos en cada punto del palacio de memoria. Cuando necesitemos sentirnos más felices lo visitaremos, luego podemos crear otro palacio donde almacenar los pasos de técnicas de relajación progresiva de Jacobson (una técnica de relajación Cuerpo-Mente) o la Autógena de Schultz (mente cuerpo) así combatimos los nervios y tensiones. Que estamos estresados: Crear un palacio donde alojamos un lugar paradisíaco con nuestros temas o seres más queridos induciendo una escapatoria al estrés diario.

Para gente con mala circulación el usar visualización autosugestiva para mejorar la circulación periférica es posible. Pues mediante la técnica de imaginar que estamos exponiendo las manos ante una fogata se incrementa la temperatura de las manos entre uno y dos grados tras cinco minutos visualizarlo. Así que creamos un  lugar en nuestro palacio del la memoria donde alojamos una fogata en pleno verano.

 

Para incrementar la habilidad física o social en alguna actividad cotidiana como una conferencia, hablar en publico o hacer deporte desde la URSS en los años 70 nos viene el entrenamiento mental y consiste en repetir una y otra vez una actividad visualmente en nuestra cabeza hasta que sale perfecta y luego procedemos cuidadosamente a repetirla en el mundo real. Se recomienda proba mentalmente todas las posibilidades para mejorar la permanecer. Para ello usaremos un lugar de nuestro Palacio de la Memoria que hará las veces de gimnasio, pista de baile o circo o palco cual espacio mental para vencer inseguridades sociales, emocionales, físicas o empáticas.

Como podéis ver simplemente es aprender la técnica o procedimiento y luego almacenarlo en nuestro palacio de la memoria, con la practica-mental podemos lograr efectos sobre la mente y el cuerpo efectivos que nos ayuden psicologicamente y mejorando poco a poco con la práctica nuestra calidad de vida. Espero que pronto llenéis vuestras Cajas de Herramientas Mentales.

Un saludo y hasta la próxima.

 

MGB.

Enlaces a fuentes relacionadas:

 

The Surprising Power of an Emotional ‘Memory Palace’

http://cpx.sagepub.com/content/early/2013/02/12/2167702612468111

http://www.neurorexia.com/2014/01/29/fighting-depression-with-a-memory-palace/

http://juser.fz-juelich.de/record/155914

www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC545200/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3430800/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC263881/

Memory Training Reduces Brain Atrophy

https://litemind.com/mental-sanctuary/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *