Lo primero decir que yo he sido donante de tiempo. La verdad es que no era consciente, ni sabía que existía este término, y menos aún que afectaba a mi vida de manera tan directa.

El término se define por sí solo, consiste en dedicar el tiempo a banalidades sin ningún tipo de rumbo o sentido. Al final se trata de elecciones que vamos realizando a lo largo del día; “ahora hago esto, ahora lo otro, a pues ahora” … además las acabamos justificando de manera sorprendente… Estas pequeñas elecciones que no le damos importancia, al final producen diferentes resultados y nos afectan en todos los sentidos.

Imagínate dos flechas que apuntan en el mismo sentido. Si modificas un poco la dirección de una de ellas, digamos en 3 o 4 grados, la diferencia apenas será perceptible al principio. Pero si continúas en esa dirección muchos kilómetros, esa diferencia se irá haciendo cada vez mayor; al final el destino señalado por una no tendrá nada que ver con el de la otra.

Hay una película muy interesante que da que pensar 🙂  “In time”.

flecha