Michael Jackson realizaba repasos constantes con sus pies y su paso Moonwalk ha dado la vuelta al mundo. Lo repitió infinidad de veces y se convirtió en un maestro. En nuestro caso nos referimos al  repaso  como parte del sistema de estudio. Se sitúa en la última fase. Gracias a él fortalecemos las huellas de lo aprendido en nuestra memoria. Es muy importante repasar y para ello debemos de tener en cuenta varios factores:

  • Para que una información pase de la memoria de corto plazo a la memoria a largo plazo necesita un tiempo. Este tiempo depende de las facultades de la persona y de la técnica que utilicemos para almacenarlo.
  • La planificación de los repasos es otro factor a tener en cuenta. Debemos de tener unos patrones bien definidos que como mínimo debemos de cumplir. Estos patrones mínimos los podemos reforzar con repasos iniciales, intermedios y finales.

Los patrones mínimos a cumplir en el repaso son los siguientes y están basados en la curva del olvido de Ebbinghaus. Según sus estudios la intensidad del recuerdo decrece de manera significativa en 3 momentos clave: al día siguiente, a la semana  y al mes de haber aprendido una información. En función de esos resultados planificamos los repasos mínimos a realizar, es decir; ¿Cuándo debemos de repasar una materia que acabamos de aprender?

Al día siguiente, a la semana y al mes.

1                                    1             1

Aplicando las técnicas mnemotécnicas, en este caso el Método Herigone,  1 se parece a la letra t. De esta manera podemos formar una palabra e imagen que nos ayude a recordar más nítidamente nuestro patrón mínimo de repaso.

1           1             1

Tic       Tac         Tic

alarma-reloj-1024x768

 

El sonido de un reloj y su imagen nos recuerda cuándo debemos de efectuar nuestro patrón de repaso: 1 día – 1 semana – 1 mes

Gracias por estar aquí, si te ha gustado compártelo.