conocete-a-ti-mismo

Conócete a ti mismo, Thales

El aforismo griego que da titulo a este articulo de hoy es tremendamente útil. Sirvió a muchas personas en el pasado para conocer sus fortalezas y debilidades, cultivar la parte débil y superar los límites de lo establecido en cualquier campo.

Básicamente implica ser un científico de uno mismo, observándote, analizándote, razonando el por que lo haces y si hace falta: tomar notas de ti mismo.

En todos los deportes los entrenadores recomiendan siempre que el practicante de turno lleve un cuaderno de entrenamiento, habito y nutrición para registrar su desarrollo y el como lo hace y deducir que solo se le da resultados y que no.

Yo parto del mundo de la carrera de fondo y del culturismo a nivel físico, que es dos de los deportes donde más se usa el “Diario de entrenamiento”. Esta es la verdadera llave que te permite progresar, evitando malos hábitos, técnicas y tácticas que no llevan a ningún progreso. Este sería el aforismo griego aplicado científicamente a la vida de uno.

Vale para todo aquello que lo apliques; Estudios, deporte, trabajo, economía, relaciones sociales (Diario personal), oníricas (Diario de sueños, existen en serio) y ahora llega al mundo de los deportes mentales.

Empecé a tener un diario de entrenamiento mental en formato Excel para registrar mis progresos, técnicas, tácticas y situaciones que me permitían ganar o fracasar. Después de cada entreno analizaba la jugada y veía en que fallaba ajustando aquí y allá mis procesos mentales. Entonces, poco a poco, fui mejorando en mis marcas personales y de cara a los campeonatos.

Primero siempre es bueno desarrollar una buena base (Técnica, táctica, practica y estado mental) e inmediatamente ir tomando nota de tus entrenamientos.

Esto te permite empezar con buen pie y tomar conciencia de lo mucho que puedes mejorar y que el tiempo y la paciencia son tus mejores aliados; en este tipo de procesos irónicamente el que más rápido progresa es que más pacientemente lo trabaja. (Siempre me viene a la cabeza el dicho: Vísteme despacio que tengo prisa)

Y obviamente cuando compitas registrarlo también y compara con notas anteriores, por que ganes o no evidentemente si lo has hecho según estos paso habrás mejorados y disfrutado del proceso que es lo que cuenta. Siempre se mejora.

Por poner un ejemplo comparando las gráficas al principio de mi entrenamiento retomado el 24/4/2015 y en 10 días ya memorizaba 10 dígitos decimales en un segundo, actualmente con pruebas en casa he logrado a 30/6/15 alcanzar 14 decimales en un segundo.

En memoria de prueba de fondo a 24/4/2015 lograba 120 números decimales en 10 minutos de memorización, hoy 30/6/15 he logrado 110 números decimales en 3 minutos 8 segundos. La mejora ha sido espectacular.

Con hechos como estos es imposible el resistirse al entrenamiento y de paso dejas de tirar la toalla, te invade la sensación de triunfo.

Por eso os digo: Conócete a ti mismo.

gato

Hasta el gatito más pequeño aspira a ser una gran León.